La princesa Beatriz: una dama de honor sin el impacto de Pippa Middleton

La princesa Beatriz dejó todo el brillo para su hermana Eugenia.

La princesa Beatriz ocupó un papel discreto durante la boda de su hermana Eugenia, aunque era la dama de honor. Un rol que se redefinió en el enlace de su primo William y Kate, con la actuación estelar de Pippa Middleton.

La hija mayor del príncipe Andrés y Sarah Ferguson siguió la línea de una boda real, más moderna y menos protocolar que la protagonizada por los hijos de Diana de Gales y el heredero de la corona inglesa, el príncipe Carlos.

Como en el matrimonio de Harry y Meghan, el pasado 19 de mayo, Beatrice llegó acompañada de su madre a la capilla de San Jorge, donde se dejó fotografiar unos minutos y luego entró presurosa, mientras “Fergie” saludaba entusiasmada al público que se acercó para disfrutar del evento.

View this post on Instagram

12 October 2018 I particularly loved how Sarah, Duchess of York and Princess Beatrice of York looked today. They were radiant, glowing and overjoyed for their daughter and sister. Sarah looked every inch the mother of the bride. Sarah wore a dress designed by a local Windsor company, Emma Louise Design with a vintage Manolo Blahnik (@manoloblahnikhq) bag. The bag was carried by Susan Barrantes at the wedding of The Duke & Duchess of York in 1986. She also wore Aquazzura (@aquazzura) shoes and a Jess Collett (@jesscollettmilliner) hat . Princess Beatrice wore an outfit and bag by Ralph & Russo (@ralphandrusso) and a hat by Sarah Cant (@sarahcantmillinery) #RoyalWedding #TheRoyalWedding #PrincessEugenie #JackBrooksbank #SarahDuchessofYork #PrincessBeatrice

A post shared by The British Royal Family (@the_mountbatten_windsors) on

Unidas

Sin embargo, Eugenia reservó para su hermana un momento especial: la lectura de un fragmento de la novela El Gran Gatsby de F. Scott Fitzgerald, donde brilló inundada de felicidad luciendo diseño de Ralph & Russo azul intenso, con un turbante morado.

Ella no llevó la cola del vestido, ni guío el cortejo nupcial como lo hizo Pippa con Kate, en 2011. Tampoco vistió de blanco, ni estuvo al lado de la novia durante toda la ceremonia. Así las hermanas de York marcaron distancia con el estilo con la esposa de William y quien será algún día reina consorte.

Tanto Beatrice como Eugenia no trabajan representando la Corona Inglesa, como sus primos más famosos. En una reciente entrevista con Vogue, ambas revelaron que buscan su propio destino tras culminar sus carreras universitarias.

Acoso

Beatriz, de 30 años, confesó haber sido víctima de bullying por problemas con su peso y la dislexia, que le fue diagnosticada en 2005. “La primera lección es nunca darte por vencida, sin importar los obstáculos. La segunda, encontrar esa pequeña flama en ti que te hace brillar más y te hace sentir que eres capaz de cambiar al mundo. La tercera, no tienes que enfrentar nada sola. Pide ayuda a otros”, dijo la princesa de York durante una conferencia.

Lo cierto es que el escandaloso divorcio de sus padres, que derivó en la asignación de la custodia al príncipe Andrés, marcó la vida de ambas. Sacando Beatriz la peor parte, pues es señalada como “vividora” por la prensa inglesa, debido a su afición a las fiestas y a gustos costosos.

View this post on Instagram

Happy Father’s Day!

A post shared by Princess Eugenie (@princesseugenie) on

Te recomendamos en video