Actor ecuatoriano confesó ser promiscuo y tener enfermedades venéreas

El ecuatoriano asegura haber superado esta fase tan oscura

Uno de las figuras más misteriosas y controversiales de la farándula local, es el actor ecuatoriano José Luis Terán, exintegrante del grupo Latitud Cero, quien recientemente reveló una estremecedora confesión al medio Extra de su país.

Estando en su mejor momento, acarició la fama y fue reconocido por actuar en varias series de drama transmitidas por Tc televisión como Emergencias, De la Vida real y Archivos del Destinotambién en varias telenovelas como Bésame Tonto y Jocelito.

Pero conforme se iba cubriendo de gloria, el actor se vio envuelto en las drogas, alcohol y, sobre todo, las mujeres.

"Fueron 13 años de excesos, fueron muchas las mujeres con las que estuve y por esa promiscuidad terminé con enfermedades venéreas", reveló el artista.

Cuando tenía 30 años, Terán creyó haber perdido todo, incluso su propia vida, ya que por momentos pensó  que, por esa vida promiscua, sería portador del virus que ataca al sistema inmunitario.

View this post on Instagram

Gracias hno por tu apoyo #joseluisteran

A post shared by Rodriguez y Guerrero (@soluciones_ryg) on

En medio del temor y la angustia que lo abrumaban, decidió buscar a Dios.

"Arrepentido de la vida que llevaba, me arrodillé en la sala de mi casa y, llorando como un niño, le supliqué a Dios que me sane y entre en mi corazón. Luego me dormí y al despertar mi vida cambió", reveló el también compositor, quien ahora predica el amor divino.

 

Entrega total

A sus 45 años, el actor asegura que ya recuperado del cuerpo y el alma no abandona el medio artistico; sin embargo, advierte que para interpretar los papeles impone algunas condiciones.

"Ya no hago todo tipo de personajes, ni escenas de cama, ni de besos, ni del tema del homosexualismo, salvo que sea uno para un propósito evangelista", explicó el también director de cine.

Tampoco se ha desvinculado del arte. Ahora le canta a Dios y está por presentar su cuarta producción de alabanzas.

 

"No salva a nadie ser católico, ni evangélico o alguna otra religión, quien te salva es Jesucristo. Jesús me ayudó y ahora vivo feliz entregando mi vida para él", expresó.

Te recomendamos en video: