No es una historia de amor la de Amy Winehouse y Blake Fielder

No romanticemos las relaciones autodestructivas

Amy Winehouse fue una cantante que marcó la historia de la música por regresar un género que se estaba olvidando. Asimismo, su estilo, su gran voz, y su personalidad cautivaron a todo un público.

Su muerte a tan corta edad (27 años) fue un duro golpe para sus fans y para todo el entretenimiento internacional. Las causas de su descenso fue otra de las causas que hizo más lamentable su partida.

Su padre, en una entrevista para CNN explicó que el ataque que sufrió pudo haber sido causado por las sustancias que estaba tomando para aliviar los efectos del síndrome de abstinencia al alcohol. “Todo lo que Amy hizo lo hizo en exceso: bebió en exceso y también se desintoxicó en exceso”

Muchos creen que ella murió de amor

Nuevamente los medios se encargaron de romantizar una tragedia en lugar de concientizar a la población. ¿Por qué decimos esto? Bueno, ella tuvo una historia de "amor" que terminó sumiéndola en depresión, adicciones, y una terrible ansiedad que no se disipaba.

Lamento decirles a todos los que creen que eso es romántico, pero definitivamente así no luce el amor. No es una historia de amor, es una historia de co dependencia y una muy enfermiza.

La relación con Blake Fielder

Blake Fielder conoció a Amy en el 2004. Aunque ambos tenían pareja decidieron formalizar una relación por la gran atracción que tenían. Un año después Blake la abandonó por su ex novia, pero terminaron regresando para el 2007.

“Nos amamos de una manera intensa y probablemente de una forma mal sana y co dependiente”, dijo Fielder en una ocasión.

Las películas y la literatura nos han enseñado que estos amores que "trascienden" y hacen perder la cabeza son los más reales. Pero no hay mentira más grande, el amor no enferma… más bien suma.

Amy conoció las drogas con Blake

Él admitió que él la introdujo a las drogas fuertes y que la adicción de la cantante empeoraba cuando estaban separados. Ellos perdían el control, llegaron a usar violencia física.

Fielder confesó en el documental ‘Amy Winehouse: the Untold Story’: “Tuvimos un argumento, perdimos el control y yo rompí una botella y se me enterraron algunos cristales. Ella me vio con miedo o amor o lo que fuera que fuera eso y como una extraña nuestra de amor se hizo lo mismo a ella”.

Al final fue Amy quien decidió separarse por su bienestar emocional. Esto jamás debería venderse como una historia de amor imposible porque das una expectativa fuerte al público. 

La gente comienza a creer que entre más destructivo es el amor denota mayor intensidad y pasión. Eso es mentira, el amor o debería enfermarte hasta el punto de la muerte.

Comencemos a ver esto como lo que es: una historia autodestructiva y que sacó lo peor de dos personas.

Te recomendamos en video: