Martín Cárcamo se emociona tras relatar el proceso de adopción de Mariano

En sus palabras, se trató de un "acto de amor profundo".

Ayer durante el matinal Bienvenidos se celebró el cumpleaños 43 de Martín Cárcamo, donde durante la mañana los panelistas del programa le dieron sus correspondientes saludos y regalos.

Uno de los momentos más emotivos de la jornada fue cuando lo llevaron al estudio de Vértigo, y lo sometieron a la famosa "Hora de la verdad" que él realiza con los finalistas de su programa.

La pregunta del pueblo sin duda fue la más fuerte: su padre, Guillermo Cárcamo, fue el encargado de realizar una de las interrogantes más difíciles que podía Martín responder: "¿Cuál fue tu motivación para adoptar un niño cuando ya tenías dos hijos y cuál fue el sentimiento una vez que terminaste todos los trámites en Haití y llegaste al avión después de un largo proceso?".

Para Martín, no existe una explicación racional sobre el por qué decidió adoptar a Mariano, que hoy tiene siete años. Para él, simplememente se trató de un "acto de amor profundo". "Esto fue algo orgánico, hubo una conversación profunda y sentimos que teníamos la capacidad para amar a un tercer hijo", declaró.

martín

"Fue una experiencia muy larga, muy dura, por la situación que se vive en Haití, y porque aquí hay mucha inexperiencia y no hay información, pero con un final realmente extraordinario", agregó.

Al ahondar en el tema de cómo fue el proceso de adopción, el animador se emocionó y declaró que fue un periodo muy difícil, en el que mucha gente lo ayudó.

Para él, todo lo que vio en Haití fue muy fuerte, por el nivel de pobreza y hay muchos niños que sufren. En una ocasión, fue al país con un equipo de producción del programa, junto a Benito Baranda, para luego ir con sus padres.

"Fue un proceso de casi tres años, tu partes la adopción antes que tu hijo nazca, después lo conoces, después vas y vienes, hasta que no terminas el proceso es muy difícil. Hasta que me acuerdo cuando pasamos la policía haitiana y nos subimos al avión, se había terminado el proceso, llegamos a Chile y fue increíble", relató.

La realidad del país fue una de las cosas que más chocó al animador, puesto que incluso temía que Mariano muriera. "El comercio y toda actividad se vive en la calle, yo no conocía el idioma, no se puede comer en cualquier parte porque existen muchas enfermedades, yo me tuve que poner nueve vacunas para ir para allá", cuenta.

"Las personas no tienen esperanza. No tienen un lugar donde salir a pasear, mucha gente que yo conocí vivía con dos dólares diarios y si lo hacen a las 9:30 de la mañana se van a la casa porque no hay esperanza, es mejor irse a descansar que seguir trabajando en un lugar que no va a prosperar", agrega.

Por último, Martín agradeció enormemente la pregunta, puesto que compartir su experiencia “permite entender el momento país que estamos viviendo (…) y siento que lo mejor de mí ha aparecido en esto, mi mejor versión, y me ha hecho crecer mucho como ser humano”.

Mira este video