La nueva vida de un hombre que recibió el primer trasplante de cara del mundo

Jérôme Hamon sigue siendo un ejemplo de vida y superación.

Jérôme Hamon sigue siendo un ejemplo de vida y superación. El francés de 43 años es la primera persona en el mundo sometida a dos trasplantes de cara y, hoy, se recupera exitosamente de su último trasplante de rostro. Él ya aprende a vivir con su nueva “identidad”.
A Jérôme Hamon le quitaron su primer rostro trasplantado el año pasado después de signos de rechazo luego de un tratamiento con un antibiótico incompatible durante un resfriado, reseñó BBC..

El hombre de 43 años permaneció en un hospital en París sin una cara durante dos meses mientras se buscaba un donante compatible.

“Me siento muy bien”, dijo Hamon en un encuentro con la prensa. “Tengo prisa por librarme de todo esto”, añadió, hablando con dificultad, citó el diario Clarín.

Hamon tuvo tres rostros durante su vida. Tras el fracaso de un primer trasplante de cara, realizado por una enfermedad genética. La hazaña de esa segunda operación fue obra del equipo de Laurent Lantieri en el hospital parisino Georges-Pompidou.

Su padecimiento se debe a que padece una neurofibromatosis de tipo 1, conocida como enfermedad de von Recklinghausen, un trastorno genético que deformó su cara.

El primer trasplante fue un éxito, tal y como relató Hamon en un libro publicado en 2015 titulado "T'as vu le Monsieur?" ("¿Has visto a ese señor?").

Por desgracia, ese mismo año, utilizó un antibiótico incompatible con su tratamiento inmunodepresor para curar un simple resfriado. En 2016, empezó a mostrar señales de rechazo crónico y su cara empeoró.

Tuvo que ser hospitalizado a mediados de 2017, y en noviembre, los médicos le retiraron el rostro injertado, debido a la aparición de zonas necrosadas.

Su historia de vida y superación sigue siendo de ejemplo para muchos. El personal médico que lo ha acompañado en sus últimas intervenciones así lo confirman. “Todo el equipo de reanimación quedó impresionado por la valentía de Jérôme, su voluntad, su entereza en una situación trágica. Porque entonces estaba en una situación de espera y nunca se quejó. Al contrario, tenía bastante buen humor”, relató a la prensa Bernard Cholley, anestesista del Georges-Pompidou.

Hamon salió del quirófano el pasado martes por la mañana tras una operación exitosa. A la fecha se han practicado 40 trasplantes de cara en el mundo desde el primero, el de la francesa Isabelle Dinoire, en 2005.

Hamon se mantiene feliz y muy optimista ante la vida. “Tras el primer trasplante, acepté inmediatamente el injerto. Lo consideré como un nuevo rostro, y ahora es lo mismo”, aseguró. “Si no hubiera aceptado esa nueva cara habría sido un drama. Efectivamente, es una cuestión de identidad (…) Pero ahora está bien, soy yo”, dijo contento con los resultados obtenidos.