Por qué saltarse comidas puede ser nocivo para la salud: Mira los estragos que produce en tu cuerpo

 

 

Imagen foto_0000002220150131214447.jpg

 

Todos hemos leído (y oído) muchas veces sobre la importancia de proporcionar a nuestro cuerpo con los nutrientes adecuados, con el fin de poder completar nuestras tareas diarias, actividades físicas, la formación y el ejercicio. A pesar del conocimiento, aún podemos ver a gente saltándose comidas por razones de dietas o de falta de tiempo. Estas prácticas tienen consecuencias muy malas para la salud y no resultan siempre en pérdida de peso.

 

Según explica el nutricionista y entrenador personal de Nutratech (www.nutratech.cl) Italo Grottini, cuando se salta una comida, "tu cuerpo entra en 'modo ayuno', durante ese ayuno los hidratos de carbono, proteínas y grasas son utilizados para producir energía. Los carbohidratos son la principal fuente de combustible para el cuerpo, seguido por la proteína y luego la grasa. Si esta fase de ayuno continúa, pasa lo siguiente: los depósitos de almacenamiento de glucógeno muscular y el hígado se agotan".

 

El especialista señala que a medida que los niveles de glucosa bajan, el cuerpo busca otras fuentes de combustible, dado que el cerebro y los nervios prefieren energía de la glucosa, los tejidos de proteínas (musculo) se descomponen, lo cuál es pésimo si nuestro objetivo es construirlo.

 

"El esfuerzo por preservar la proteína restante, el cuerpo comienza a metabolizar la grasa para obtener energía en forma de cuerpos cetónicos (ácido acetoacético). Otro tema es la disminución de la hormona tiroidea T3, cuánto mayor es el periodo entre comidas mayor es la reducción de INT3. También tienen un efecto negativo en los niveles de insulina, aumentando sus niveles, lo que lleva a una irreversible acumulación de grasa", agrega.

 

El proceso de utilización de cuerpos cetónicos como combustible se denomina cetosos, este proceso puede causar los siguientes efectos negativos en el cuerpo:

 

• Nauseas

• Fatiga

• Estreñimiento

• Disminución de la presión arterial

• Mayores riesgos de enfermedades renales (ácido úrico)

• Mal Aliento

• Daño fetal en mujeres embarazadas

 

"A medida que el cuerpo debe utilizar cuerpos cetónicos, comienza a disminuir la producción de energía para proteger la grasa y el tejido magro, (es decir, baja el metabolismo); además como los tejidos magros comienzan a contraerse, se vuelven débiles y realizan menos trabajo metabólico, reduciendo aún más el gasto de energía en nuestro cuerpo. Como si no fuera poco, las hormonas también ralentizan el metabolismo para conservar el tejido corporal magro, esto se conoce como "modo de hambre", se cree que este mecanismo es la evolución de la defensa contra el hambre, el cuerpo utiliza las calorías de mantera eficiente con el fin de proteger sus reservas de grasas utilizando el tejido magro y el músculo en su lugar".

 

Una tasa metabólica baja, es el resultado directo de la pérdida de músculo, en consecuencia, se necesitan menos calorías y la pérdida de peso se hace mucho más lenta.

 

Problemas de Salud:

"Hay una cosa que es simple: si te saltas las comidas, junto con la restricción de calorías tendrás antojos, y cuando caes ante esas tentaciones se produce un alza de azúcar en la sangre, ¿sus consecuencias? Tu cuerpo crea una elevada cantidad de triglicéridos, que a su vez, se convierten en acumulación de grasa, a su vez el glucógeno pobre provoca bajos niveles de energía porque el azúcar en la sangre no está siendo reemplazada. El resultado de esto es que el peso que se pierde es principalmente agua y músculo", explica el nutricionista y entrenador personal de Nutratech (www.nutratech) Italo Grottini.

 

Sigue en página 2….