Espectáculos

Revelador estudio: Un 20% de las mujeres puede volverse adicta entre los 30 y 40 años

El psicólogo Rodrigo Durán, director de la Comunidad Terapéutica Dharma, explica que para lograr diagnosticar y tratar efectivamente una adicción en la mujer es necesario analizar profundamente tanto las causas que originan el consumo como los problemas personales, familiares y sociales que está trayendo éste.

 

 

Imagen foto_0000002220141002181038.jpg

Cada siete años se produce en la vida de todo ser humano y particularmente en la mujer un reordenamiento que incluye al organismo en su conjunto, es decir, cambios significativos en los aspectos psicológico, afectivo y físico. En este sentido, por ejemplo, los 28, 29 y 30 años son considerados como etapas críticas, donde se produce un replantearse la vida en todo orden de cosas. Lo mismo ocurre a los 40 ó 41 años. Generalmente se activan procesos que marcan un «antes» y un «después» en la vida.

 

Por lo tanto, no es poco habitual que al inicio o durante estas etapas las conductas asociadas al consumo de algún tipo de sustancia se torne problemática. Esto se aprecia claramente en el caso de la mujer. Entre algunas de las motivaciones que más expresan aquellas que hoy presentan un consumo problemático o de dependencia con el alcohol u otras sustancias (tranquilizantes, pastillas, anfetaminas, marihuana y/o cocaína: las más frecuentes), se cuentan: amortiguar y anestesiar el malestar, dolor, la pena o soledad frente a una vida que se ha vuelto carente de sentido; la impotencia frente a una relación de pareja que se ha hecho ingobernable; desconectarse, castigar a su pareja y la frustración por no tener la vida que proyectaron en algún momento. Por supuesto todo esto se da muchas veces de manera totalmente inconsciente en ella.

 

Rodrigo Durán, psicólogo especialista-experto en el tratamiento directo de personas con problemas de adicción y director de la Comunidad Terapéutica Dharma , explica que en las adicciones femeninas (si bien todavía son menos que en el género masculino, van en peligroso aumento) el componente emocional-afectivo es clave para entender las causas más importantes del problema, afectando tanto a las que son dueñas de casa como a las que están laboralmente activas y a quienes cumplen ambos roles.

 

Por ejemplo, una mujer que ha hecho de su vida la crianza de los hijos y el cuidado de la casa suele empezar el consumo de manera tardía -después de los 30 años- , como algo casi anecdótico, pero que por su frustración, soledad y rabia, encuentra en el objeto de adicción una especie de «compañero» que no le exige ni pide nada. Este consumo generalmente oculta sentimientos de mucha frustración y rabia.

 

En tanto, la mujer involucrada en el mundo laboral, sujeta a todo tipo de situaciones y presiones, entra al mundo del consumo y la adicción por no contar con los recursos internos para lidiar con las exigencias propias del mundo laboral. Peor aún, en muchos casos, ellas suelen emparejarse con hombres consumidores, potenciando aún más la adicción.

 

Cuando pedir ayuda

Generalmente quienes se acercan a pedir ayuda, en el caso de la mujer, son los hijos o la pareja. Para el psicólogo Rodrigo Durán el momento es cuando a pesar de los costos y conflictos asociados al consumo, ella sigue. Esto debe evidenciar que la persona, más allá de sus deseos de controlar el consumo, no es capaz de hacerlo. Mucha veces la familia oculta el consumo frente a los demás o hacen como si nada pasara, por vergüenza y culpa. Aquí es fundamental la consulta a un especialista, ya que mientras antes se ataque el problema, mejor es el pronóstico en términos de tratamiento. «Importante es destacar que en el caso de la mujer, dada su constitución física, el deterioro es mayor cuando abusa o depende de algún tipo de sustancia como el alcohol.», dice.

 

Sigue en página 2…. 

Tags

Lo Último


Te recomendamos