¡Cuídate! El ABC de los nódulos mamarios que pueden llegar a ser malignos

Cerca del 70% de las mujeres los sufriría, y aunque en su mayoría son benignos, en menor medida pueden llegar a ser malignos y asociarse a cáncer de mama. ¿Cómo detectarlos? ¿Qué tratamiento seguir?

 

Imagen foto_0000002220140818140124.jpg

Por Carolina Palma Fuentealba

¿Sabías que todas las mujeres podemos tener nódulos mamarios desde los 10 años hasta edades avanzadas? No se sabe por qué se forman, no hay un conocimiento exacto de su naturaleza, pero probablemente se relaciona con cambios hormonales. ¿Cómo reconocerlos? Son esas extrañas pelotitas que aparecen en los senos, pequeños, que ocupan un área menor a 3 centímetros, no provocan síntomas, y pueden ser o no palpables.

Corresponden a una formación de contenido sólido, sin líquido en su interior y se consideran benignos. Así que no hay que asustarse antes de tiempo, porque estos se deben evaluar por un médico para determinar su naturaleza. "La mama está compuesta por tres tejidos: graso, conjuntivo y epitelial. Se aglomeran tejidos en ciertos sectores, formándose los nódulos, que son benignos. También hay malignos, pero estos son cánceres. En ese caso se altera una célula, y esa célula se empieza a desarrollar en forma anómala y el organismo es incapaz de identificarla", explica el doctor Mario Pardo, ginecólogo mastólogo de Clínica Avansalud.

Si quieres saber cuál es la diferencia entre un nódulo y un tumor, el especialista explica que los primeros son bien delimitados, blandos, se mueven, son móviles; mientras que los tumores son mál delimitado, fijos y producen alteraciones de retracción de la mama cuando es muy grande. Para saber cuál es la situación, se requiere una ecografía mamaria, idealmente post regla.

RECOMENDACIONES

Lo principal es conocerse la mama lo mejor posible, ya que es la única forma de descubrir algo extraño como nódulos pequeños. De hecho, se recomienda palpárselas al menos una vez al mes. "Estos tipos de nódulos no presentan mayores consecuencias, y su tratamiento consiste en realizar seguimiento y analizar su evolución en el tiempo", explica Pardo.

También resulta indispensable recurrir al médico frente a cualquier molestia. "En caso que sea un nódulo de mayor tamaño, que produce molestias en las mamas al momento de recostarse de lado o boca abajo", ejemplifica el especialista.

Si se sospecha que puede ser malo, se realiza una biopsia mediante punción. No se operan, salvo que en el seguimiento crezcan y que no haya ningún remedio que lo frene. Los nódulos se evalúan y se controlan, no hay ninguna otra indicación como sacarlo, salvo que tengan un tamaño mayor de 3 centímetros y molesten. En ese caso, uno de los principales tratamientos es la resección quirúrgica. "Sin embargo, si un nódulo no es tratado, podría crecer hasta comprometer la mama, siendo candidato a una cirugía mayor y provocando un daño tanto estético como funcional", advierte el mastólogo.

Otro punto importante es que muchas confunden los nódulos con los quistes, pero no se relacionan. "A veces tienen la misma contingencia, pero los quistes son de agua. La única forma de saber de qué se trata es con radiografía. Los quistes se producen por problemas hormonales, aparecen y desaparecen constantemente". De todas formas, realizar exámenes de imágenes, como mamografía y ecografía mamaria, es la única forma de obtener un diagnóstico acotado y una solución oportuna.

¿Prevención? El experto de Clínica Avansalud asegura que no se pueden prevenir, y si tienes implantes de silicona no te preocupes, porque no afecta en nada. Aunque es importante tener precaución cuando la mujer supera los 40 años, ya que uno de los factores de riesgo importante –que aumenta el riesgo de malignidad de los nódulos– es la edad, por lo tanto, a mayor edad aumenta también la posibilidad de desarrollar un cáncer de mamas.