2014, declarado “el año para leer a mujeres”

La campaña #readwomen2014 propone que dediquemos este año a leer sólo a escritoras.

¿Se han preguntado qué tanta literatura escrita por mujeres leen o han leído? ¿Cuántas autoras hay en su librero en relación con los autores? A principios de este mes, Pola Thrace publicó una lista con 7 escritoras para leer en 2014: de Alice Munro a Margo Glantz. ¿Planean leer a alguna de ellas en los próximos meses?

Las preguntas vienen al caso porque, desde que comenzó el año, la campaña #readwomen2014 ha estado promoviendo que leamos a mujeres. Es decir, sólo a mujeres.

La iniciativa comenzó cuando la ilustradora y escritora inglesa Joanna Walsh diseñó un conjunto de separadores o marcapáginas, para enviar a sus amigos en Año Nuevo, con ilustraciones de escritoras. Era una invitación a leerlas, nada más que eso. Pero Joanna recibió en Twitter la sugerencia de incluir a otras autoras, de manera que la lista llegó a las 250.

2014ac3b1odeleermujeres.jpg

© Joanna Walsh

Críticos y escritores como Jonathan Gibbs y Matthew Jakubowski, con influencia y alcance en los medios, se unieron a la campaña. Finalmente, Daniel Pritchard, editor del periódico cultural Critical Flame (Boston), anunció que en 2014 su publicación estaría dedicada únicamente a la obra de mujeres y de escritores latinos o negros.

El estudio más reciente de Vida, organización estadounidense para las mujeres en la literatura, demuestra que el mundo de las letras está dominado por hombres: se publica, se reseña, se lee a menos mujeres.

La campaña de Walsh y ha despertado el interés de escritores, críticos, editores y lectores. Sin embargo, no ha sido bien recibida por todos. Por ejemplo, Maximiliano Tomas, de La Nación, considera que la iniciativa demuestra una tendencia excesiva a la corrección política, y menciona:

En la Argentina, como en buena parte del mundo, la industria editorial es manejada por mujeres. Son mujeres las que por lo general deciden qué se publica y quienes se encargan de editar esos libros, de difundirlos y, en la mayoría de los casos, también de comprarlos. Ni siquiera lleva mucho esfuerzo comprobar que en los últimos años, de J.K. Rowling a E.L. James, los libros más vendidos en todo el mundo han salido de la pluma de escritoras mujeres.

Primero, me llama la atención que su rango vaya de J.K. Rowling a E.L. James. En especial porque ni una ni la otra, ni las que quedarían en medio, parecen estar contempladas en las sugerencias de Joanna. Incluso yo, que a veces alzo la voz en defensa de los bestsellers, tengo claro el motivo.

Por otra parte, ¿la industria editorial es manejada por mujeres? Si es así, ¿a qué se deben las cifras de Vida? Es cierto que se refieren a los libros publicados en Estados Unidos, pero muy probablemente dicho desequilibrio se extienda al resto del mundo.

Que cada quien lea lo que se le antoje: hombres, mujeres, fantasmas. Pero es cierto que hay un prejuicio generalizado, como si la literatura hecha por mujeres fuera sólo para mujeres, como si sus obras no reflejaran la realidad del mundo y la conciencia humana.

¿Cuál será mi resolución con respecto a la campaña? Tengo un montón de lecturas pendientes. Y claro que hay mujeres en mi lista: Flannery O’Connor, Wislawa Szymborska, Alice Munro, Valeria Luiselli, Guadalupe Netel. Pero también hay hombres. No quiero leer a mujeres nada más. No en 2014. Aunque tampoco me vendría mal, uno de estos años, dedicar a las mujeres todas mis lecturas.

Fuente: The Guardian