5 ciudades francesas para visitar (que no son París)

Si ya hiciste el viaje hasta allá, aprovecha y visita estas espectaculares urbes cuyos paisajes no le piden nada a la torre Eiffel. ¡Te irás feliz de no haber pasado de largo!

A un tiro de piedra de la capital francesa se encuentran otras ciudades de ensueño galo. Vinos, gastronomía, playas… la provence tiene un encanto único que no quieres pasar de largo al visitar este hermoso país. Así que mira bien en la estación a qué hora salen los trenes con destino a estas 5 hermosas ciudades.

Lyon

lyon660x650.jpg

(cc) flexgraph / Flickr

A solamente 2 horas y media en TGV (tren de alta velocidad) desde París, se encuentra esta segunda capital francesa. Es conocida por su tradición gastronómica y por haber sido cuna de la industria de la seda en Europa, razón por la cuál fue un importante centro económico. Los platillos que no puedes perderte son el tablier de sapeur (a base de estómago de res… sí, como la pancita mexicana), y la raclette (papas y carnes frías rebozadas con queso recién fundido).

La Ópera, con su cúpula de cristal, es uno de los landmarks principales. También están la Place des Terreaux, la blanquísima basílica de Fourvière y el teatro romano en el que aún se presentan espectáculos y conciertos.

Marsella

marsella660x650.jpg

(cc) marcovdz / Flickr

Aquí divergen varias culturas, ya que por sus enormes puertos se le conoce como la puerta de entrada a África. Marsella se trata de ir a las playas ( La Corniche y Les Plages) y de admirar los barcos que llegan y se van desde los fuertes de St. Nicholas y St. Jean. Por la noche, la cita para irse de fiesta es en la Place Thiars, y el lugar que debes visitar a fuerza es la iglesia de Notre Dame de la Garde, protectora de marineros y pescadores.

Montpellier

montpellier660x650.jpg

(cc) Chez Julius Livre 1 / Flickr

Al sur de Francia, a orillas del Mediterráneo, se encuentra esta bonita ciudad medieval. Montpellier es una urbe universitaria en la que los jóvenes se reúnen en Odyseum (donde puedes encontrar bares, cines, pistas de patinaje y un planetario). Además de admirar su arquitectura en la que predomina la piedra, visita la Place de la Comédie y la catedral de St. Pierre.

Burdeos

burdeos660x650.jpg

(cc) Roberto Hernando / Flickr

¿Pensaste en vinos? Sí, todos lo hicimos. A orillas del río Garona, al suroeste de Francia, se extiende esta ciudad en forma de croissant. La parte antigua (con arquitectura del siglo XV) se encuentra al sur, mientras el norte pareciera ser otra ciudad, moderna y cosmopolita. Pero la más grande belleza de Burdeos se toma: sus viñedos son un emblema europeo, considerados por la mayoría como los mejores del mundo desde 300 años antes de Cristo.

Así que si vienes a este lugar, visita la Place du Parlement en el barrio viejo, sí, pero sobre todo inscríbete a una cata de vinos, visita un viñedo y puedes estar tranquilo de llevarte un excelente vino, sea del precio que sea.

Estrasburgo

estrasburgo660x650.jpg

(cc) Santiago Montecruz / Flickr

En el norte de Francia, ya cerca de Alemania, visita esta urbe en donde se encuentran no solamente estas dos culturas, sino un poco de todas las europeas, ya que muchas instituciones internacionales tienen sede en este lugar estratégico.

Estrasburgo es una ciudad dinámica y mundana, en la que se lleva a cabo uno de los festivales musicales más importantes del mundo desde 1932. Visita sus barrios La Petite France y el barrio antiguo, así como su también famosa catedral.