¡No te equivoques! Etiquetado nutricional y cómo elegir el alimento correcto

Al momento de escoger qué comer, muchas veces sólo nos preocupamos de la cantidad de calorías que contiene el alimento, con el fin de mantener la línea o bajar de peso. Sin embargo, conocer la cantidad de sodio, grasas, colesterol y azúcar son de vital importancia para prevenir enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes.

 

 

Imagen foto_0000002220131120162552.jpg

La preocupación por el peso se ha convertido en un elemento central en la lista de compras de muchas familias, quienes buscan reducir la cantidad de calorías que consumen comprando productos "diet" o "light". Sin embargo, estas denominaciones pueden referirse a cualquier nutrientes, por lo que un producto dietético puede contener altas cantidades de azúcar y bajo porcentaje de colesterol, por ejemplo. Asimismo, muchas personas tienden a consumir productos bajos en grasa – pensando en su peso – pero altos en sodio, lo que puede llevar a problemas de salud como la hipertensión.

"Es muy importante que la gente lea y comprenda las etiquetas, porque ayuda a una correcta selección de los alimentos dependiendo de la condición o situación en particular en cuanto a calorías y nutrientes y puede sacar ventaja de las propiedades nutricionales y mensajes saludables que vienen en el envase", explica la nutricionista de Clínica Santa María, Ximena Inostroza, quien dictará una charla gratuita sobre este tema el jueves 21 de noviembre a las 19:00 horas en el auditorio principal de Clínica Santa María (Av. Santa María 0500, piso -1 Providencia)

Pero, entre tanta información escrita en los envases, ¿En qué se debemos fijarnos? La nutricionista explica que fijarse en determinado nutriente dependerá de la condición de cada persona en particular. Por ejemplo, si se está sano y sólo pretende cuidar y mantener su peso, lo ideal es fijarse en el total de calorías por porción o por lo que va a consumir y que el alimento sea alto en fibra, no contenga demasiado sodio, ojalá sea libre de azúcar, sea bajo en grasa o esté libre de grasas trans. En tanto, si se tiene alguna enfermedad crónica como diabetes o hipertensión, verificar que el alimento no contenga azúcar o sea bajo en sodio es lo más importante.

 

Algunos consejos para leer las etiquetas:

– Entender lo que es una porción y lo que consume habitualmente. Si no conoce estos indicadores acudir a un profesional.

 

– Dar énfasis al porcentaje de azúcar y sodio, aquellos nutrientes críticos para la prevención de obesidad, hipertensión, síndrome metabólico y Diabetes.

 

– Fijarse en los mensajes saludables del etiquetado que relacionan un nutriente con una condición en particular. Por ejemplo "buena fuente de calcio", "libre de grasas trans", "Bajo en colesterol"

 

– No olvidar mirar la fecha de vencimiento.

 

– Seguir los consejos de almacenamiento y fijarse que en el lugar donde se adquirió el producto se cumpla con esta sugerencia. Por ejemplo algo que señala que debe estar congelado debe estar en la sección de congelados.