En el Día Mundial de la Niña, la ONU pide garantizar su educación

Este 11 de Octubre, la Organización de las Naciones Unidas celebra por segunda ocasión el Día Internacional de la Niña analizando el derecho a su educación.

Estamos de acuerdo en que la educación es un factor determinante en el desarrollo de la sociedad, y en específico en la lucha por la equidad de género en todos los ámbitos humanos (laboral, de salud, sexual, etc.), así como en la libertad de tomar decisiones sin ataduras culturales, religiosas o políticas.

Hoy 11 de Octubre, la Organización de las Naciones Unidas celebra por segunda ocasión el Día Internacional de la Niña y para conmemorarlo, el discurso central gira en torno al tema de su educación, sus derechos y el análisis de los desafíos a los que ellas se enfrentan. Así convoca a los países a atender la problemática:

Hay pruebas abrumadoras de que la educación de las niñas, sobre todo en el nivel secundario, es una poderosa fuerza que transforma a las sociedades y a las propias niñas; es un elemento positivo que permanece constante en casi todos los resultados previstos para el desarrollo, desde la reducción de la mortalidad y la fecundidad hasta la reducción de la pobreza y el crecimiento con equidad, el cambio de las normas sociales y la democratización.

Las causas por las que muchas niñas alrededor del mundo no tienen acceso a la educación o se ven obligadas a dejar la escuela, son desde embarazos a temprana edad, circunstancias culturales y económicas, así como el trabajo y en especial el doméstico. Como en el caso de Berenice, que tuvo que dejar de cursar la primaria para aportar el sustento a su familia, dedicándose a trabajar en casas ajenas; ella está confiada en que la suspensión de sus estudios es temporal mientras espera a que la situación cambie y poder cumplir su sueño de ser maestra cuando sea adulta.

En México, las cifras que arroja el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) respecto al tema señala que el 6.8% de las niñas mexicanas entre 6 y 17 años trabaja, es decir 980 mil 118, de las cuales la mitad no recibe retribución económica y la otra mitad percibe alrededor de dos salarios mínimos.

Historias como la de Berenice se repite no solo en el territorio nacional, sino alrededor del mundo donde los patrones culturales son los que más dominio tienen en el tema de la educación en niñas. La realidad es que aunque esta causa ya está siendo atendida por países y organizaciones, aún queda camino para lograr combatir las cifras negativas. Un caso destacable es el de Malala Yousoufzai, adolescente pakistaní que recientemente recibió el premio Sájarov a la libertad de expresión, que es el más importante en el tema de derechos humanos en Europa, por alzar la voz y defender los derechos de las niñas y en específico en el rubro de la educación.

Ciertamente falta mucho camino por recorrer a favor de los derechos de las niñas y creo que el primer paso, como apunta la ONU, está en hacer conciencia sobre el gran beneficio que representa que las niñas tengan acceso a la educación y que se sumen a las mujeres que contribuirán a una mejor sociedad, mujeres libres que toman decisiones que colaboran con su propio desarrollo personal, así como el del bien común y dignificando al género.

En el marco de esta celebración, la cantante Katy Perry colaboró con Unicef para transmitir este mensaje en el vídeo que te compartimos abajo. Finalmente, no podemos estar más de acuerdo con la ONU, y bien ¿qué más haremos para ayudar a las niñas a enfrentar estos retos?

Fuente: Animal Político