La estresante PSU: siete infalibles claves para enfrentarla

Si tienes un hermano, hijo o tu mismo estás preparando esta fundamental prueba, te damos algunos consejos, que te ayudarán, además del estudio, a rendir un buen examen y no estresarse antes de tiempo.

 

 

Imagen foto_0000002220121126161344.jpg
Imagen: Getty

Falta sólo una semana para que los cerca de 255.000 jóvenes inscritos en el proceso de admisión 2013 a la educación superior rindan la temida Prueba de Selección Universitaria (PSU). El lunes 3 y martes 4 de diciembre serán días de mucho estrés y nerviosismo para los estudiantes que esperan obtener un buen puntaje en este examen, que les permitirá ingresar a la carrera y universidad que desean.

 

Es muy común que los jóvenes que actualmente cursan cuarto medio enfrenten situaciones de angustia o se sientan nerviosos. Esto ocurre porque los estudiantes, en esta etapa, aún están definiendo qué carrera quieren estudiar, se dan cuenta que se les acaba la protección que les brinda el colegio y también deben rendir la Prueba de Selección Universitaria.

 

La psicóloga infanto-juvenil de Vidaintegra Fernanda Orrego, explica que "en general, el fin del año escolar para los alumnos de 4to medio es un rito de transición a una nueva etapa de la vida, en donde lo más estresante es rendir la PSU. Lo normal es que los jóvenes, al pensar en la PSU o, en la medida que se acerca la fecha, se sientan nerviosos. Esto corresponde a momentos de angustia puntuales que luego disminuyen hasta que el adolescente continua con su vida completamente normal".

 

Es necesario destacar que sentir un poco de ansiedad antes de rendir la PSU es normal, ya que eso les avisa a los jóvenes que están ante una situación especial. Eso sí, los nervios pueden jugar una mala pasada cuando la confianza que los estudiantes tienen en sí mismos y en sus conocimientos es menor al grado de importancia que le dan al desafío que están a punto de enfrentar.

 

Es por ello que para evitar el estrés es importante que "los estudiantes desarrollen la confianza en sí mismos. En esta última etapa, es beneficioso que el joven haga un esfuerzo consciente y sea capaz de reconocer los aspectos positivos que le permitirán enfrentarse de mejor manera ante la PSU. También es fundamental que ellos se preparen muy bien, debido a que, en general, cualquier desafío que enfrentemos sin estar listos y dispuestos, nos angustiará", asegura la psicóloga Fernanda Orrego.

 

Durante este proceso, el apoyo de la familia es muy importante. La especialista de Vidaintegra comenta que "los padres son la primera fuente de confianza y de contención. Es esencial que ellos apoyen al joven mostrándole sus cualidades y aquellos aspectos que le pueden generar seguridad en relación a su rendimiento. También es fundamental escucharlos, ya que es la forma de conocer los aspectos a los que teme e incluso apoyarlo en encontrar soluciones".

 

Finalmente, los padres juegan un rol trascendental en la elección de la carrera que el futuro universitario estudiará. Frente a esto, es importante que ellos sean guías más que impositores, que entreguen información clara respecto a las diferentes carreras y casas de estudio, o de lo contrario, incentivarlos a buscarla. También, los papás deben ser capaces de aceptar la individualidad de sus hijos, para así lograr conversaciones de forma cotidiana y libre de conflicto, sobre las decisiones académicas y laborales.

 

Consejos para enfrentar la PSU

La psicóloga de Vidaintegra Fernanda Orrego, entrega algunos tips para rendir tranquilamente la Prueba de Selección Universitaria:

 

· Prepararse con tiempo. Calentar los conocimientos en el último mes no garantiza resultados positivos.

 

· Tener cédula de identidad, documentos y materiales ordenados dos días antes.

 

· Descansar los días previos a la PSU, ya que en el último minuto no aprenderán los contenidos necesarios.

 

· Dormir 8 horas, manteniendo un horario similar al que se tendrá durante los días de PSU, para asegurar que el cuerpo esté habituado.

 

· Comer sano y hacer deportes.

 

· Llevar un chocolate o dulce para comer media hora antes de la prueba.

 

· Vestir ropa cómoda.