Was nützt die Liebe in Gedanken

No sé qué me ha dado ahora último con el cine alemán. Será que desde que viajé a Alemania descubrí que los alemanes son totales? Quiero aprender alemán. El mejor club que conocí en Europa estaba en Viena, se llama Flex y está, como dirían los Franz Ferdinand, “Super fantastik”.
Viena y Berlín están lejos, pero el control remoto está cerca y hoy conviene sintonizar Cinemax, para ver a Daniel Brühl González (sí, el protagonista de Good Bye Lenin es hijo de una española). La película va sobre la juventud alemana en los locos y muy bohemios años 20, cuando los únicos campos de concentración eran británicos y Hitler todavía quería ser pintor. No la he visto, pero me tinca que es una joyita de esas con que el cable a veces nos sorprende, es del 2004 y el título se debiera traducir como “Amor en pensamiento” o algo así. A disfrutar, germanófilos, cinéfilos y DanielBrühléfilos por igual.