Mujer perdió la pierna después de bailar toda la noche con tacones

Una situación aterradora a la que todas estamos expuestas

Era el invierno de 2008 cuando Lorraine Burnett, de 37 años, había comprado un par de tacones (zapatos altos) de cinco pulgadas para pasar divertirse en los centros nocturnos de Dunfermline, Escocia con mucho estilo.  A pesar de que eran bastante incómodos, Lorraine los usó toda la noche y bailó sin parar, luciendo sus zapatos nuevos. Cuando llegó a casa, notó que tenía una dolorosa ampolla en su pie izquierdo, lo cual explicaba el dolor tan fuerte que sentía al caminar. Sin embargo, no le dio gran importancia y sólo hizo una curación simple.

"Me había quedado bailando hasta las primeras horas de la madrugada, no pensé para nada en los pies adoloridos, pero dos años después me estaban quitando la pierna, me rompe el corazón pensar que mis tacones de cinco pulgadas me costaron la pierna", dijo Lorraine.

Conforme pasaron los días, Lorraine podía caminar menos pudo caminar correctamente e incluso tuvo que reducir sus deberes en el trabajo a causa de los dolores que le provocaba la herida. Pronto, Lorraine, comenzó a tener repetidas infecciones que no desaparecerían.

"Fue tan doloroso que fui a los médicos y me recetaron antibióticos. Realmente pensé que me ayudarían, ya que parecía una herida grave".

Pero la ampolla en el talón no parecía responder a los antibióticos y poco después Lorraine se quedó incapaz de caminar, lo que significa que tuvo que reducir sus tareas en el trabajo.

 

Los médicos entonces remitieron a Lorraine al hospital local, donde eliminaron la piel contaminada alrededor de la herida, pero continuaron infectándose. Después de dos años, Lorraine recibió un ultimátum devastador: Soportar estas infecciones repetidas por el resto de su vida, o perder la pierna.

Los médicos le aseguraron que amputarle la pierna sería la mejor opción por lo que en noviembre de 2010, tuvo la cirugía de cinco horas en el Hospital Ninewells para amputar su pierna inferior izquierda, Lorraine tuvo que mudarse con su familia mientras ella se acostumbraba a su nueva vida.

"Tuve que renunciar a mi trabajo, que era desgarrador, no podía creer lo mucho que mi vida ha cambiado en un par de años. Pasé de alguien a quien le gustaba salir todo el tiempo a estar completamente atada a mi casa".

Al describir la decisión de amputar, ella dijo: "Tuve infección después de la infección, así que los médicos dijeron que desbridarían la herida, quitándose la piel contaminada."

Lorraine tuvo que mudarse con SY familia mientras se acostumbraba a la vida como una persona amputada. "Tuve que renunciar a mi trabajo, que fue desgarrador. No podía creer cuánto ha cambiado mi vida en un par de años ", dijo Lorraine. "Me había alejado de alguien a quien le gustaba salir todo el tiempo, una auténtica fiestera que disfrutaba de la buena vida, bastante confinada".

Lorraine cree que su diabetes tipo 2 estaba detrás de la infección, que provocó la amputación de su pierna. Las complicaciones con la condición incluyen daño a los nervios y mala circulación sanguínea, lo que puede hacer que sea difícil notar cuando los pies están dañados.

Las personas con diabetes tienen hasta 30 veces más probabilidades de tener una amputación debido a la forma en que la enfermedad afecta la circulación de la sangre a las extremidades. Lorraine también sufre de úlceras dolorosas que suelen infectarse, debido a la falla renal, una complicación de la diabetes tipo 2.

 

LEER MÁSS