Labios rojos, boinas y cigarrillos en las ilustraciones de Maria-Ines Gul

La complejidad del arte no se basa en exceso de colores o formas, sino en lo que logra transmitir. Estas imágenes son elocuentes.

Luego de llevar unos años usando Instagram a diario, he logrado deducir qué tipo de contenido es destacable, y cuál es desechable (para mí).

Creo que el valor agregado de esta plataforma que parece superficial, es el flujo constante de material artístico. Todos los días puedes encontrar nuevos artistas e ilustradores/as, cada uno con un estilo especial y una forma particular de representar el mundo.

Maria-Ines Gul es un ejemplo de los miles de talentos que triunfan en la red. Tiene 26 años, vive en Londres y con sus bosquejos, ha logrado atraer la atención de 188 mil usuarios que la siguen en Instagram.

Por lo general, usa materiales simples, como lápices de grafito grises o de colores. Basándose en la técnica del gouache, Maria-Ines ilustra rostros de mujeres como las siluetas cubistas de Picasso, pero simples, sin parafernalia.

Algunas de sus ilustraciones son infantiles en su forma, pero no inocentes. Transmiten mensajes, estados de ánimo, femineidad y lo que implica ser mujer en una sociedad preocupada por lo exterior.

¡Nos encanta su trabajo!