Acusan a “Mad Max: Furia en la carretera” de ser propaganda feminista

“El personaje de Charlize Theron da órdenes a Mad Max, y nadie da ordenes a Mad Max”, advierte el quejoso.

Hoy se estrena Mad Max: Furia en la carretera. Son muchos los que están en espera de esta nueva entrega. Sin embargo, no todos están contentos con el filme: algunos llaman a boicotear el estreno, argumentando que contiene “propaganda feminista“.

Parece broma, pero no es. Aaron Clarey, del sitio Return of Kings, está enojadísimo porque el personaje interpretado por Charlize Theron (Furiosa) “tiene más peso que el de Tom Hardy” (Mad Max), de manera que pide a los hombres no ver la película:

Éste es el vehículo mediante el cual te forzarán a tragarte una lectura feminista. Es el caballo de Troya que las feministas y los izquierdistas de Hollywood utilizarán (en vano) para insistir en la igualdad entre hombres y mujeres, en todos los aspectos, incluyendo el físico, la fuerza y la lógica. Y es el subterfugio que usarán para disolver los límites entre la masculinidad y la feminidad…

Clarey aclara que no ha visto la película. Pero ya vio el tráiler, en donde Furiosa aparece “dando órdenes a Mad Max”. Y, según el quejoso, “nadie da órdenes a Mad Max” (¡qué escándala!).

Además, el ofendido advierte que, si los hombres van a ver el filme, estarán dañando irremediablemente el género de acción:

Si van a ver Mad Max: Furia en la carretera y se convierte en un éxito de taquilla, entonces ustedes y yo, y todos los hombres (y las mujeres de verdad) nunca más tendremos la oportunidad de ver una verdadera película de acción, libre de lecturas morales sobre el feminismo y el socialismo.

El tipo parece en verdad aterrado, y no sólo está evidenciando que el sexismo es pan de cada día, sino que también está haciendo buena publicidad a la película.

Yo, por ejemplo, no tenía nada de ganas de verla, pero ya se me antojó, muy agradecida por la recomendación.

¿Qué opinan ustedes? ¿Creen también que la nueva entrega de Mad Max es una nociva pieza de militancia feminista y por lo tanto una amenaza cinematográfica y social?