11 libros para leer en compañía de tu gato

Prepárate para un momento gatunamente literario.

Leer con tu gato puede ser toda una experiencia: el placer de la lectura (que además te vuelve buen candidato para el amor), más la belleza de una compañía cálida pero no invasiva, amorosa y al mismo tiempo independiente.

Aunque algunos creen que los gatos no entienden nada, notables exponentes de la poesía han declarado justo lo contrario, como hizo alguna vez Dylis Laing (1906-1960), poeta china, quien escribió:

Aparto por un momento mi libro de Significado del Zen, / y veo a mi gata sonriendo hacia su pelaje / al peinarse con su / borroñosa lengua rosada. / ‘Gata, yo te prestaría este libro para estudio / pero al parecer ya tú lo leíste antes.’ / Ella me mira de lleno. / Y me ronronea, ‘No seas ridícula. Yo soy el autor.’

Entonces… eso de que no entienden es cuestión de enfoque. De algo puedes estar seguro si te gustan los gatos: leer junto a tu gato, con tu gato encima, con tu gato en el panorama, será doblemente placentero.

gatoconlibro660x650.jpg

catplanet.org

Así que, si planeas una jornada lectora en casa, y tu gato te hace el favor de acompañarte, prueba con estos títulos.

1. Old Possum’s Book of Practical Cats

El libro de T. S. Eliot que inspiró el musical Cats. A tu gato le gustará por divertido, sonoro, a veces absurdo, lúdico.

2. Alicia en el país de las maravillas

Porque el famoso libro de Lewis Caroll tiene al Gato de Cheshire, quien aparece y desaparece a capricho. Con suerte, este personaje le caerá simpático a tu gato. No puede asegurarse nada, tampoco pierdes con intentar.

3. El amante de lady Chatterley

Esta obra de D. H. Lawrence es erótica y refinada a la vez, algo que concuerda a la perfección con el temperamento felino.

4. Cuentos de Charles Perrault

Tal vez tu gato no sienta demasiado interés por “Caperucita Roja”, pero “El gato con botas” probablemente despierte un poco más su interés.

gatoquelee660x650.jpg

thecatwhowrites.com

5. Kafka en la orilla

Este libro de Haruki Murakami presenta a Nakata, un anciano enloquecido que, sin embargo, puede comunicarse con los gatos. No te asombres si tu gato te abandona por él.

6. Gatos muy distinguidos

Uno de los libros más personales de Doris Lessing, en donde habla de los gatos que conoció durante su vida. La autora solía leer y escribir en compañía de sus gatos… puede que por eso todo le haya salido siempre tan bien.

7. El arte de la guerra

Este tratado de Sun Tzu, casi estoy segura, ya forma parte del acervo cultural de tu gato (en especial en lo tocante a “estrategias de engaño”). Pero no le molestará repasar los capítulos contigo.

8. Las mejores historias sobre gatos

Este volumen-tesoro, editado por Siruela, reúne cuentos gatunos de autores como Rudyard Kipling, Mark Twain, Saki y Doris Lessing. ¿Se imaginan qué belleza?

gatosycc3b3mics660x650.jpg

© CNW Group / Ontario Veterinary Medical Association

9. Las flores del mal

La obra maestra de Charles Baudelaire contiene un poema que, de hecho, funciona como confirmación de por qué leer en compañía de tu gato es toda una experiencia:

Ven, bello gato, a mi amoroso pecho; / Retén las uñas de tu pata, / Y deja que me hunda en tus ojos hermosos / Mezcla de ágata y metal.

Mientras mis dedos peinan suavemente / Tu cabeza y tu lomo elástico, / Mientras mi mano de placer se embriaga / Al palpar tu cuerpo eléctrico,

A mi señora creo ver. Su mirada / Como la tuya, amable bestia, / Profunda y fría, hiere cual dardo,

Y, de los pies a la cabeza, / Un sutil aire, un peligroso aroma, / Bogan en torno a su tostado cuerpo.

10. Algún volumen de haikús

Ayer leí en Twitter que los haikús eran “telegramas de la naturaleza”. Si te cuesta algo de trabajo interpretar su espíritu contemplativo y filosófico, tu gato podría ayudarte a entender mejor.

11. El Ulises de Joyce, Crimen y castigo, Ana Karenina… cualquier novelón

Porque de esa forma tendrás muuuucho tiempo para sostener a tu gato en tu regazo, acariciarlo, contemplarlo cuando apartes la vista del libro. Las relaciones de amor más profundas entre humanos y gatos se forjan durante la lectura de novelones.