“Siempre me sentí incómoda” dijo Charlotte Gainsbourg sobre sus películas con Lars von Trier

La actriz hizo algunas declaraciones para la revista Vanity Fair, entre ellas lo que piensa del cine del director de Nymphomaniac

Recientemente, la hija de la ensoñadora dupla GainsbourgBirkin concedió una entrevista a Vanity Fair, donde aborda temas respecto a su vida y su carrera. En el contexto del próximo estreno de Nymphomaniac, la tercera película de Lars von Trier que protagoniza, Charlotte hizo unas declaraciones sobre su experiencia al participar en estos filmes, como haber sufrido un poco y haberse sentido siempre incómoda, y sobre el director refirió:

Nadie me había pedido jamás que llegara tan lejos. Sus tormentos sexuales son bastante explícitos, tanto en su discurso como en las imágenes.

Pues la edición de la película mezclará escenas de los protagonistas con las de los actores porno quienes se encargaron de hacer las partes más rudas. Al referirse a su experiencia en la película Anticristo (2009) y a las escenas fuertemente explícitas más allá de simples desnudos, Gainsbourg admitió que:

Estaba feliz de filmar la película, pero siempre me sentí incómoda, incluso después de Anticristo, de no saber exactamente qué había hecho o hasta qué punto llegué. Resultó tan excitante e intenso, con tanto sufrimiento; algunas veces me sentí realmente mal. Nunca había vivido nada tan fuerte.

A pesar de haber llegado tan lejos en Anticristo, dijo que no accedió a un par de peticiones del polémico director; la primera sobre masturbar a un actor porno, y segundo, aparecer en cuadro mientras este mismo actor se masturbaba.

La actriz también reflexiona hasta dónde se accede conscientemente a realizar escenas tan fuertes, y hasta qué punto se siente manipulada por el director, así como el límite entre disfrutar o no el sentirse un títere para los objetivos de Lars Von Trier.

Declaraciones como estas, además de dar de qué hablar, nos hace pensar hasta dónde llega nuestra disposición a realizar acciones, que aunque no nos espanten, comprometen nuestra comodidad o en las que ni siquiera tenemos la certeza de estar convencidos de llevar a cabo. ¿Cómo es que permitimos ser presionados por el hecho de ser profesionales, libres y que aceptamos muchas vías de expresión sin tabúes, al grado de no reconocer el límite entre nuestra elección o la manipulación del otro para sus propósitos?

¿Alguna vez has realizado algún trabajo, que aunque fuera excelente, siempre te hizo sentir incómoda?

Por lo demás, los aficionados de Charlotte y por supuesto de Lars, ya esperamos ansiosos esta película que ha sido ampliamente comentada. Los avances (y revelaciones) que se van mostrando poco a poco, ha hecho pensar que en esta última película su atrevimiento ha ido más allá y con poca justificación; pero no será sino hasta que veamos la obra completa, que por cierto durará 5 horas, cuando podamos emitir mejores conclusiones.

Fuente: El Mundo