No te metas en su despedida de soltero

De esta forma él tampoco se meterá en la tuya y disfrutarán cada uno por su lado.

No sé si se me está yendo el tren o a mis cercanas les dio por casarse demasiado pronto, pero la verdad es que todos los días me entero de un nuevo matrimonio. No es que no me alegre, pero como que ya me está dando susto quedarme solterona. De todas formas el casarme no es algo tan simple. Antes que todo quiero tener la estabilidad económica necesaria y además, quiero pagarme toda la celebración yo junto con mi pareja, porque no le veo ninguna gracia a que eso lo paguen los padres. O sea si quieren ayudar bienvenido sea, pero no es mi idea.

El otro día comentaba con mis amigas sobre este boom por casarse. Si bien algunas tienen pololo, ninguna ha pensado en casarse. Pero ese día que lo hablamos nos centramos a hablar de dos cosas: El vestido y nuestra despedida de solteras.

Todas decíamos que cuando se case una del grupo, nuestra despedida será lo mejor. Pensamos en irnos fuera de la capital y celebrar como se debe la despedida de la soltería y el comienzo de esa etapa.´

“¿Con vedettos?” preguntó una de mis amigas. Todas la miramos con cara de “¡obvio!”, porque una despedida de soltera sin al menos un bailarín erótico, no es lo mismo. Pero llegamos a conclusión que no queremos al típico tipo vestido de policía o bombero que te sobajea por entero, queremos a uno bien guapo que baile bien y que sea sensual más que sexual.

En medio de esa conversación hablamos de cómo sería la despedida de nuestra pareja. Dicen que las de ellos son más desenfrenadas, que hay mucha mujer desnuda y que toman hasta que el alcohol se le sale por las orejas, lo cual, personalmente, me parece lógico. Yo comentaba que la despedida de mi futuro esposo no me preocupaba y que lo dejaría disfrutar tal como quiero que él me deje a mí, con el lema “lo que pasa en mi despedida, se queda ahí”.

En medio de la discusión, una de las chicas contó la historia de una cercana a ella que estuvo a punto de casarse hasta que se enteró de la despedida de soltera de su novio.

Primero la tipa partió mandándole un inbox de facebook a su cuñado, que era el organizador. Le pedía que por favor se comportaran y que no entendía por qué no podían solo juntarse a tomar algo rico entre ellos sin necesidad de contratar bailarinas. Le exigió que por el bien de su matrimonio, se comportaran, si no todo comenzaría mal.

Durante esa semana le hizo escándalos a su novio todos los días, lo trataba de alcohólico, de promiscuo, de las malas juntas que tenía y de lo mal hombre que era como para no importarle lo mal que ella lo pasaría mientras él estuviera despidiendo su soltería.

Finalmente, el matrimonio se suspendió, ya que la mina dejó ver su peor faceta. Se puso bruja y demasiado posesiva, por lo que el tipo terminó por aburrirse y de todas formas hizo la celebración con sus amigos, pero en lugar de ponerle “despedida de solteros” la llamaron “me salvé de una loca”.

Como ven, lo mejor es disfrutar por separado, que cada uno le dé la despedida a su soltería como se le plazca y nunca contar lo que pasó ahí dentro.

Y tú, ¿ya tuviste tu despedida de soltera?, ¿la tendrás pronto?, ¿te intriga la despedida de él?