Situaciones y cosas que jamás pensé hacer… hasta que las hice

Las cosas que he hecho por amor o para demostrar interés

Tengo que admitir que más de una vez me he preguntado a mí misma qué demonios estoy haciendo. No lo digo en un sentido general, no es nada tan profundo como qué voy a hacer con los siguientes años de mi vida o si escogí la carrera adecuada. Normalmente cuando me pregunto cómo acabé aquí, en un bar repleto de hombres hambrientos de futbol por ejemplo, la respuesta es simple: estoy aquí porque me interesa este chico.

Nunca he hecho nada demasiado extremo para demostrarle mi interés a alguien o para pasar un rato más juntos,  pero sí me he encontrado en situaciones que jamás en la vida me hubiese imaginado querer hacer.

Primero que nada están las famosas reuniones para ver el futbol. No soy gran fan de los deportes y creo que la razón principal es porque no los entiendo del todo. Pero más de una vez he acabado celebrando el triunfo de la selección nacional… usando la playera oficial del equipo, al igual que él.

Algo que he hecho numerosas veces es ver la película o leer el libro que él me ha mencionado es de sus favoritos. Cuando recién me platica de su autor favorito, del tema equis o de actuaciones brutales y conmovedoras, casi en automático llego a casa para investigar qué es eso de lo que me he estado perdiendo. Obviamente, si en la conversación queda lugar a duda sobre si ya he visto o leído lo que me recomienda, a veces miento y digo que sí, solo para sonar más interesante. Es un mentira chiquitita que no lastima a nadie, pero…

Eso nos lleva a las mentiras más grandes. Todo comienza con las pequeñas mentiras a las amigas si es que no es tu estilo decirles que prefieres no salir con ellas para ir al cine con él, como a veces me pasa. Pero después se van haciendo más grandes y seguidas, como cuando tienes que mentirle a tus padres sobre con quién te vas a ir a pasar el fin de semana a la playa.

Y luego están las cosas que no son tan terribles. Recuerdo claramente que siempre estuve en contra de las relaciones a larga distancia principalmente porque me parecía muy dura la idea de extrañar tanto a alguien y no poder compartir momentos juntos. Y la vida me enseñó, tres veces ya, que uno no decide de quién enamorarse y que la distancia es mínima; las relaciones sí se pueden llevar. De nuevo me encontré en medio de algo que jamás creí que haría.

Son tantas las cosas que he hecho por amor o para demostrarle a un chico que me importa que podría seguir contándoles de las locuras y tropiezos por los que he pasado pero me gustaría saber ¿qué han hecho ustedes por amor o para demostrar interés?