Ecuador

Andrea Hurtado y Juan Andrés Saa, dos coaches que nos hablan de las relaciones sanas

Hablar de personas “tóxicas” y relaciones “tóxicas” se ha vuelto un discurso del día a día. Si ya tienes claro qué es lo tóxico, entonces te contamos qué es lo “sano” para que hagas un autoanálisis si estás en esta sintonía.

Conocimos a Andrea y Juan Andrés en el famoso programa de televisión ecuatoriana Café & Bolón. El coqueto empezó en el set y por poco a poco fue nutriéndose su cariño hasta llegar a ser novios y posteriormente se casaron, gestando los planes a futuro que incluían el radicarse en un país del primer mundo, EEUU.

Hace 6 años, antes de que empiecen una nueva vida en EEUU, Andrea y Juan Andrés se certificaron como coaches en RPI en Ecuador. Esto significa la Reingeniería del Pensamiento Inconsciente, se trata de una escuela de pensamiento y es por eso que a todos les dicen que “vienes acá a aprender a pensar”. Esto con el fin de crear amor propio y relaciones sanas, incluida la de pareja.

“No nos enseñan a pensar, no siempre pensamos a nuestro favor, entonces en RPI hay un pensum creado con la finalidad de que se le entregue al alumno o a la pareja y ellos salgan a la vida a poner en práctica. Aquí puedes entender cómo funciona la psicología femenina versus cómo funciona la psicología masculina”, destaca Andrea.

Solo con entender este concepto ya podríamos comprender y entender mejor al estar en pareja, así podremos encontrarnos en el hogar para llegar a acuerdos, manejar mejor los conflictos, llegar a objetivos en común, entre otras metas.

“Es interesante, cómo la vida y el Señor son perfectos porque cuando llegamos a este país, al vernos enfrentados a otra cultura, otros hábitos y en la convivencia que decidimos tenerla tras casarnos, vinieron algunos retos que nos obligaron a poner en práctica lo aprendido como coaches de autoestima y de pareja”, rememora Andrea.

Acota que al inicio de la relación hubo mucha tormenta y fricción, lo cual los llevó a entender que si se hacían responsables de un cambio personal importante la relación iba a florecer. Su cambio empieza con el cultivo de la transformación en su propio hogar. Han pasado seis años y hoy en día esperan a su primera hija, misma que nacerá a finales de este noviembre y a la que llamarán Victoria.

Asímismo, esta pareja que habla de su propio proceso de éxito, lo que les ha permitido acompañar a otras parejas que se acercan en busca de respuestas a las falencias de sus propias relaciones. Según Andrea, el amor real sí existe y es posible encontrar esa luz en el camino para alcanzar la felicidad en pareja.

Pero dentro de esos secretos de la armonía las nuestras relaciones hay un fuerte acercamiento a Dios. Su importancia radica en el manifiesto “el lazo de tres nudos no se rompe”. Desde su experiencia y lo que promueven a sus alumnos, la espiritualidad es un factor fundamental.

“No necesariamente tienes que creer en el Dios de Andrea y Juan Andrés. Pero si es vital una conexión espiritual con un Ser Supremo, hay gente que le llama Universo, Ser Supremo, Dios, en fin. Con esto entendemos que existe algo más poderoso para que cuando mis fuerzas no pueden más, yo acudo a esta fuente, me conecto con este Ser, descanso en él, hago mis peticiones y me encargo de hacer lo que humanamente esté a mi alcance y el resto me provea esta fuente de mi conexión espiritual”, indica Hurtado.

Destacan que son pocas las personas que acuden a terapia y no creen en un Ser Supremo. Esto ha sido visto como una excelente noticia porque de esa manera se admite que sabemos que hay algo más poderoso que nosotros, mismo que permitirá conectar cuando se acaban los recursos humanos y nuestras fuerzas para saber que puede haber algo más para ayudar en esta transformación.

“Si hablamos de Dios, la biblia se ha convertido en nuestro manual de instrucciones ya que en las clases con nuestros alumnos también hacemos referencia a varias versículos de referencia porque ahí ya se hablaba de cómo llevar la vida de pareja, amarse uno mismo, de la relación con el prójimo, etc”, acota Andrea.

De lo «tóxico» a lo sano

Pregunté a Juan Andrés acerca de las personas que constantemente se quejan del amor, de las mujeres que señalan a los hombres y viceversa.

A su criterio, considera que mientras sigamos culpando a alguien fuera de nosotros mismos no vamos a poder crecer porque la atención y la mirada van a estar centrados en un externo.

¿De qué manera nos adentramos en nuestro ser? Pues para la mayoría de mujeres y hombres que culpan a los demás de sus fracasos amorosos o en relaciones, su mayor enemigo vive dentro de ellos mismo, en su propia mente, en su corazón.

“Si no trabajamos en nuestros propios vacíos emocionales pues nos presentaremos ante la oportunidad de un nuevo amor llena de huecos, carencias, traumas, y fantasmas. Una de las reglas en la pareja es que lo que hayamos construido en nosotros mismos va a ser amplificado en pareja.

Puede que al estar solos podamos sentirnos bien y nos llevemos bien con nosotros mismo pero en pareja se empiezan a ver estos fantasmas, estas trabas, estos límites, y miedos, mismos que se amplifican y empiezan a salir a flote.

En este sentido, Juan Andrés dice que quienes están solteros tienen una gran ventaja para trabajar en ellos antes del encuentro al amor, la desventaja de quienes ya están en pareja es que hay que iniciar un proceso de reconstrucción conjunta, algo que es un tanto difícil, que empezar bien desde cero. Sin embargo, en ambos casos la persona puede transformarse.

Nosotros recordamos a nuestros alumnos que su deber no es controlar a la pareja o cambiarla. Su tarea en una relación sana es enfocarse en uno mismo, en ser una mejor versión cada día y eso compartir con nuestra pareja. Todo el mundo tiene la intención de llevarse bien pero sin saber cómo o tener conocimiento de la sabiduría en la ciencia del amor, entonces se queda solo en eso: en una intención y nada más».

—  Juan Andrés Saa
Tags

Lo Último


Te recomendamos