logo
Conoce la importancia de dar regalos emocionales a los niños
Ecuador 31/05/2021

Conoce la importancia de dar regalos emocionales a los niños

Se acerca el día del niño y los regalos emocionales también podrían ser parte de un día perfecto para nuestros hijos.

Ver el rostro de un pequeño cuando recibe un regalo, genera emociones muy bonitas podemos disfrutar de sus rostros de sorpresa y alegría.

Pero hoy en día regalar juguetes, tablets y todo lo que por un momento puede causar alegría en los niños no es suficiente cuando las emociones solo son momentáneas.

Por esta razón conocer la importancia de los regalos emocionales podría cambiar nuestra manera de satisfacer las necesidades de nuestros hijos.

Haciendo una lista de regalos que reciben los niños, vemos que hay regalos en navidad, cumpleaños, primera comunión, confirmación, por sus buenas calificaciones, por su buena conducta, en fin siempre estamos premiando.

Aquí te dejaremos algunas opciones que pueden cambiar la relación entre padres e hijos.

¿Qué regalos emocionales dar a nuestros hijos?

1. Regala a tu hijo tiempo. ¿Cuánto tiempo le has regalado? ¿Cuánto tiempo de más has estado con él? ¿Y cuánto tiempo de más está siendo de calidad y de aprendizaje mutuo?

2. Regala sonrisas. Míralo, no le digas nada y sonríe, algo bueno va a suceder después de este gran momento.

3. Regala abrazos. Debemos abrazarnos más. Abrazarse no es estar entre los brazos de esa persona, sino que es juntar corazones.

4. Regala notas escritas. Déjale una nota agradable que el pueda leer. 

5. Regala aplausos. Los actores de teatro dicen que el aplauso engancha, que una vez que lo has probado necesitas más, quizá nuestros hijos no lo necesitan porque todavía no han probado lo maravilloso que es una aplauso.

6. Regala palabras de amor. Las palabras de amor siempre nos llenan el corazón pero aún más si es por parte de nuestros padres la relación se fortalece.

La falta de análisis generalmente por parte de padres y familiares, deja un impacto negativo en los niños. Están tan acostumbrados a que la norma sea recibir regalos que no aprecian el verdadero valor de estos, del esfuerzo que representa adquirirlos.

Y yendo más allá, cuando un niño reciben palabras de respeto, cariño, abrazos, cosquillas, mimos entre otros momentos y recuerdos no materiales, activa sus lóbulos cerebrales en especial el lóbulo frontal que es el de las emociones y lenguaje, el lóbulo temporal que activará la memoria y aprendizaje.

Más en Nueva Mujer: