Fotógrafa retrata a mujeres que han sufrido acoso callejero

“Quiero que las miren a los ojos de verdad mientras escuchan sus historias”, dice Eliza Hatch.

El acoso callejero es una agresión pública que viven en su mayoría mujeres que ha sido visibilizado durante los últimos años en Latinoamérica y también alrededor del mundo.

La fotógrafa y periodista inglesa Eliza Hatch retrató a mujeres que han sufrido acoso sexual a diversos niveles durante sus vidas, enfocándose en especial en el acoso callejero.

El proyecto, llamado “Cheer Up Luv” (“Celebra el amor”), “Quería retratar a las mujeres en sus alrededores. Quiero que las miren a los ojos de verdad mientras escuchan sus historias“, le cuenta a The Guardian.

7-5.jpg

Tenía 16 años e iba de camino a la escuela una mañana tranquila en mi barrio. Vi a un señor masturbándose a plena luz del día. Cuando pasé, sorprendida, me dijo: ‘¡Sí! ¿Quieres un poco de esto?'” (Chesca)

6-4.jpg

Un día, en el metro de París, un hombre trajeado me pidió el número de teléfono. Le dije que no y él escupió tres veces sobre mis zapatos. Nadie de la estación movió un sólo dedo. El metro llegó y el hombre se quedó sobre la plataforma y se acercó directamente a otra chica” (Julie)

5-2.jpg

Mis amigas y yo fuimos a la playa en Brighton (Reino Unido), cuando un hombre comenzó a caminar detrás de nosotras y a hacer comentarios, parándose a mirar. Entonces hizo un gesto de abofetear y dijo: ‘¿Cuánto? ¿Cuánto por darle una manotada a ese trasero?’. Las tres estábamos completamente vestidas” (Natasha)

4-3.jpg

Cuando tenía 13 años, tomé un tren durante el día. Un borracho se subió y comenzó a insultar a las mujeres dentro del vagón. Se acercó, se sentó junto a mí, me tocó la pierna y me preguntó por qué no era divertida, hablándome muy cerca de mi cara. Todos miraban pero nadie dijo nada” (Lulu)

3-5.jpg

Cuando tenía entre 14 y 15 años, varios hombres se masturbaron mirándome directamente hasta en tres ocasiones. Cada una de esas veces estaba en una parada de autobús y estaba sola. Y en todas las ocasiones llevaba puesto el uniforme escolar” (Idil)

21-3.jpg

Yo tenía 19 años y acababa de irme a vivir a París. Estaba en un tren lleno de gente y un tipo colocó las manos en sus caderas y comenzó a mover la pelvis contra mí. Yo me puse de puntillas tanto como pude y al final se detuvo. Salí corriendo del vagón. (Juliette)

11-5.jpg

Estaba sola, sentada en la parada del autobús, y un hombre con traje caminó hacia mí y comenzó a mirarme. Se lanzó sobre mí y yo le empujé hacia atrás. Llegó mi bus y me fui. Él me siguió y trató de meter su mano bajo mi falda. Yo le grité que se fuera al carajo, pero nadie creyó que yo estaba en peligro” (Reannon)