Descubre cómo ayuda el bótox a mejorar el temido bruxismo

Dicen que el momento más esperado de todo ser humano es la hora del descanso, del sueño. Pero no todos pueden experimentar esto y menos cuando se sufre del llamado mal del siglo XXI, el bruxismo.

 

Imagen foto_0000002220140529183110.jpg

 

"Esta temida actividad nocturna inconsciente de rechinar los dientes y morderse la lengua, son algunos de los problemas que genera el bruxismo. Factores como el estrés emocional y las alteraciones en los dientes, juegan un papel muy importante en la aparición de este desorden, y de no tratarse a tiempo, podría perjudicar el sistema masticatorio, dientes, encías, músculos y articulaciones", así lo señala el Odontólogo Gustavo Mazzey de Clínica Oral Blank (www.oralblank.cl).

 

"Tratamientos como la utilización de férulas de descarga, Ortodoncia, uso de planos de relajación, uso de relajantes musculares para dormir durante mucho tiempo fueron un acierto para frenar los problemas que puede ocasionar el bruxismo. Sin embargo, hoy existe un método efectivo y estético como es la toxina butulínica o popularmente conocido como el botox; el que se aplica en los puntos de dolor logrando soltar esos músculos contraídos de forma más inmediata, y pese que su efecto es transitorio, permite un tiempo de gracia para trabajar con el paciente la raíz del problema. Aplicando tratamientos como frenillos o colocando las piezas dentales que faltan"; así lo explica el especialista en periodoncia e implantología, Gustavo Mazzey.

 

Por otra parte la Odontóloga y especialista en implantología – rehabilitación de Clínica Oral Blank, Daniela Heran señala que "En la medida que él bruxismo sea de origen emocional, por stress o sobrecarga laboral, el tratamiento se complementa con el uso de relajantes musculares por períodos cortos de tiempo para no generar dependencia, pero lo indicado en esos casos es ir al origen de los problemas. Digamos que el bruxismo vendría a ser en esos casos una manifestación de una situación mas bien psicológica. Por otra parte existe también desgaste dentario o bruxismo por problemas anatómicos o funcionales propios de cada paciente los cuales habría que diagnosticar y tratar, por eso lo primero que debemos hacer ante un paciente bruxómano es identificar el origen del desgaste dentario, dolor articular o muscular para poder hacer un buen diagnóstico y luego el tratamiento indicado a cada paciente"