¿Crees que vas a morir? Mira cómo saber si estás viviendo una crisis de pánico

¿Cómo saber si estamos sufriendo una? ¿Es posible tratarlas? ¿Cuándo hay que consultar con un especialista? Estas y otras interrogantes son despejadas a continuación por la Dra. Gabriela Cerpa, psiquiatra de Vidaintegra.

 

Imagen foto_0000002220130613183822.jpg
Imagen: Getty

 

Sudor frío en manos y cara, aceleración del corazón, falta de aire, mareos, dolor de pecho, sensación de mareo, ahogo, aturdimiento, desmayo, temblores, náuseas, sentimiento de irrealidad, temor a perder el control, enloquecer o morir son algunos de los síntomas que pueden vivenciar quienes sufren crisis de pánico.

Por lo general duran algunos segundos o minutos y solo excepcionalmente, horas, y pueden aparecer una vez en la vida o volverse recurrentes. Si esto le sucede, es indispensable consultar con un médico.

Cuando consultar es clave
"Las crisis de pánico son momentos de angustia que le vienen a una persona de manera súbita", explica la psiquiatra de Vidaintegra, Dra. Gabriela Cerpa. Si bien no se sabe qué las produce, hay ciertas luces que indican que, además de tener un componente hereditario, se generan tras un episodio de gran estrés.

 

"Cualquier persona podría presentar una crisis de pánico aislada alguna vez en la vida si tiene un momentos de mucha angustia como puede ser volar en avión o aglomeraciones de gente en espacios cerrados", agrega.

La profesional señala que hay que poner especial atención cuando se sufren al menos cuatro crisis de pánico en un mes, ya que podemos estar frente a un trastorno de pánico, una patología que requiere otro tipo de tratamiento. Los afectados pueden sufrir la denominada ansiedad anticipatoria. "Si una persona tiene una crisis al subirse al metro, comenzará a alterar sus rutinas y usará cualquier pretexto para evitar este medio de trasporte por miedo a que le vuelva a pasar".

Y añade: "En general, las personas que sufren un trastorno de pánico pueden vivir situaciones de mucho estrés y eventos traumáticos que se pueden asociar a patologías como la depresión, adicciones, abuso de alcohol, donde los pacientes pueden acostumbrarse a medicamentos como los ansiolíticos, o bien tienen agorafobia o fobia social", enfatiza la psiquiatra.

Asimismo, es importante consultar con un especialista a fin de descartar otras patologías que puedan presentar síntomas similares. "Podemos estar frente a algún tipo de cardiopatía, angina inestable, un problema coronario, asma, un tromboembolismo pulmonar o un accidente vascular", afirma la especialista de Vidaintegra. Si se dan de manera aislada, no siempre se les puede asociar a otras enfermedades, ya que pueden ser episodios pasajeros que no se vuelven a repetir.

Fármacos y psicoterapia
Pero, ¿cómo se trata este cuadro? "Hay terapias farmacológicas y no farmacológicas. En el primer caso hay técnicas de relajación, training, en los cuales los pacientes pueden tratarse a nivel psicológico para controlar las crisis de manera conductual, es decir, disminuyendo la ansiedad, entendiendo que no va a morir, sino que debe mentalizarse en que es una situación puntual que le está provocando esto. También se usan medicamentos, que son en general antidepresivos que regulan la serotonina en el cerebro, los cuales hacen disminuir la sintomatología y la frecuencia de las crisis", dice la facultativa.

(Sigue en pagina 2)