La dolorosa cistitis: las causas y una infalible clave para combatirla

Este malestar es recurrente en los más pequeños, en especial para las niñas de 4 a 6 años, por lo que es importante tomar las medidas de aseo necesarias según sea el caso, como indica el doctor Rodrigo Ríos, Pediatra de Clínica Vespucio.

 

Imagen foto_0000002220130604181235.jpg
Imagen: Getty

 

Las infecciones urinarias o cistitis, ocurren cuando la vejiga urinaria, que es el órgano donde se almacena la orina antes de ser eliminada, se inflama produciendo una sensación de ardor al momento de orinar. En niños este mal puede presentarse incluso con debilidad general, irritabilidad, falta de apetito o vómitos.

 

El doctor Rodrigo Ríos, Pediatra de Clínica Vespucio, afirma que este malestar es causado generalmente por una infección en la orina, aunque hay otras causas menos frecuentes. No debe ser confundida con la urgencia miccional o sensación de necesidad urgente de orinar producida por el frío.

 

El especialista, además, explica que este mal suele ser más frecuente en las niñas, en especial las que están entre los cuatro y seis años. "Principalmente por la forma anatómica del aparato genitourinario que es más propenso a contraer gérmenes, debido al arrastre de éstos desde el ano".

 

El síntoma principal es dolor o escozor al orinar, micción más frecuente, aunque sólo se expulsen unas gotas, si la niña es un bebé aún el pañal saldrá un poco mojado o incluso con gotitas de sangre. La aparición de fiebre es otro síntoma que acompaña a la cistitis.

 

La forma de actuar de la cistitis puede causar diversas patologías. Un ejemplo de esto es  que la infección progrese en forma ascendente y llegue a comprometer los riñones, provocando una pielonefritis, una enfermedad mucho más seria  y de más cuidado.

 

El tratamiento para la enfermedad es a base de antibióticos recetados por el médico y la duración de la enfermedad puede durar entre seis y diez días. Aunque el dolor desaparecerá antes, es conveniente continuar con los días que diga el médico, ya que si no, es probable que la enfermedad se presente de nuevo.

 

El doctor Ríos recomienda un adecuado aseo, y en las niñas que están en edad de ir al baño solas, enseñarles a realizar su limpieza en forma correcta, siempre desde adelante hacia atrás, para evitar la presencia de gérmenes. En este sentido, el más común es la Escherichia Coli (90% de los casos), pero hay otras bacterias que también son de cuidado como el Proteus , Klebsiella, Enterobacter, Enterococo, Pseudomona, etc.

 

Cuando se tiene cistitis, es importante proporcionar a los más pequeños bastante agua para beber, ya que eso ayuda a depurar el organismo y a diluir la orina, también ofrecer, batidos, verduras diuréticas y frutas que contengan mucha agua.