Yoga Bikram: Los secretos del mejor mix entre belleza y salud

Más de 5.000 años lleva el yoga demostrando su gran poder para armonizar el cuerpo y la mente de quienes los practican. Una de sus variantes es el Bikram Yoga, disciplina que en base a 42 grados de calor y una selección de posturas o asanas potencia aún más sus beneficios. Si aún no lo practicas, te damos 10 razones para comenzar desde ya.

 

Imagen foto_0000002220130116141019.jpg

 

Por Claudia Tapia.

Hoy no sólo deseamos tener un cuerpo hermoso; necesitamos urgentemente energía y salud para cumplir con los deberes del día a día. Es ahí donde el yoga se alza como la alternativa más eficiente a la hora de devolver el equilibrio a nuestras vidas.

Esta disciplina milenaria nacida en la India ha demostrado –a través de los siglos– los grandes beneficios que entrega a quienes lo practican. No sólo trae como resultado cuerpos esbeltos y tonificados; también salud mental y física.

Una de sus variantes es el Bikram Yoga, que destaca por los sorprendentes resultados que entrega su ejercitación diaria. Su fundador, el indio Yogiraj Bikram Choundhury, nacido en Calcuta en 1946, a los 17 años pudo experimentar en carne propia cómo ciertas asanas (posturas del yoga) le devolvían movilidad a una rodilla que todos los médicos daban por perdida. Luego de esta experiencia decidió estudiar cómo el calor y ejercicios puntuales producían beneficiosos efectos en el cuerpo. Así nació el Bikram Yoga.

Conversamos con Paola Bahamondes, directora del Bikram Yoga Centro (www.bikramyogacentro.cl), y con la instructora de Hatha Yoga, América Figueroa, quienes nos dan todas las razones para decidirte de una vez a ser una "yogui" más.

 

1- Poder antibiótico
La secuencia de Bikram Yoga es una selección de 26 asanas dentro de las 84 tradicionales del Hatha Yoga. "En el Bikram Yoga se han seleccionado los ejercicios que tienen mayores propiedades terapéuticas. Estos, combinados con el calor de la habitación donde se practica (42º) y con la correcta instrucción de un profesor debidamente certificado en el método, funcionan como la penicilina, tal como un antibiótico de amplio espectro", afirma Bahamondes.

 

2- Más elasticidad
"Al practicar con calor, el cuerpo se vuelve flexible. Y un cuerpo flexible es un cuerpo maleable", recalca Paola Bahamondes. Esto permite que gente de más edad pueda llevar a cabo las diferentes asanas sin grandes problemas.

 

3- Juventud alargada
"En comparación con otras actividades deportivas o físicas, el yoga tiene la ventaja de que no es un ejercicio aeróbico, por ello, no nos oxida. Mientras más oxígeno consumimos, más se envejecen nuestras células. El yoga genera todo lo contrario, respiramos menos y mejor. Por ello nos conserva más jóvenes" (América Figueroa).

 

4- Totalmente enfocadas
Cada ejercicio estimula el control de la mente sobre el cuerpo, obligando a dejar atrás las preocupaciones que nos aquejan. "Con el paso del tiempo, ese mismo control mental lo aplicas en los diversos ámbitos en que te desenvuelves, ya sea estudio, trabajo o familia".

 

5- Menos ansiedad al comer
A través de la práctica del yoga, las ganas locas por comer se van controlando. El sistema endocrino se ordena; bajas los niveles de ansiedad, naturalmente empiezas a comer mejor porque escuchas a tu cuerpo y entiendes lo que necesita. Los hábitos alimenticios y de consumo de agua tienden a mejorar. Paulatinamente te empieza a disgustar el cigarro, el alcohol y la comida en exceso.

 

7- Adiós a la grasita suelta
Una clase bien hecha de Bikram Yoga quema 1.000 calorías. Es así como el cuerpo comienza a perder grasita, y suplirla por masa muscular. "La percepción no es tanto en el peso, sino más bien en la talla y en la forma del cuerpo. Éste se vuelve más armonioso, se reacomoda y tonifica", afirma Paola Bahamondes.

 

8- Botiquín sin desinflamatorios
En 2 meses de práctica contínua de Bikram Yoga –aproximadamente 6 veces a la semana– las dolencias musculares comienzan a desaparecer. "Por ejemplo alguien con una hernia debería en 2 meses dejar de sentir molestias", asegura Paola.

 

9- Sin restricciones
Ni la edad, contextura física ni enfermedades son impedimento para realizar las rutinas de yoga. El beneficio es general, y los avances en hacer bien las asanas lo realiza cada persona en su ritmo particular.

 

10- Adiós estrés
"Es un camino de menos a más, en cualquier aspecto. Cuando hacemos yoga mejoramos y nos equilibramos. Eso es siempre bueno", afirma la instructora América Figueroa. Así que convertirlo en parte de tu vida diaria "te proporcionará paz y disminuirá el estrés", agrega.