Los gestos de la seducción: mira lo que dice cada parte de tu cuerpo durante la conquista

De todas las partes de nuestro cuerpo que "hablan" cuando queremos gustar a alguien, la más importante es la mirada. Pero también hay otras, que dicen cosas importantes y que debes saber cómo manejar.

Imagen

Hinchar el pecho y levantar la cabeza, pasar la mano por el cabello, mirar por encima del hombro con los ojos inclinados o cruzar las piernas de una manera determinada son algunos de los gestos que hombres y mujeres usan para seducir sin palabras. La experta en comunicación Teresa Baró nos adentra en los secretos de la seducción no verbal.

 

"La cara es el espejo del alma" no es solo un dicho más, pues en nuestro rostro se reflejan nuestras emociones, pero también lo hacen en el cuerpo y la voz. Se trata de un universo comunicativo desconocido para la mayor parte de la población pero de gran importancia en nuestra vida social, profesional y hasta en nuestra capacidad de seducir.

 

Un estudio de Albert Mehrabian sitúa en un 55 % la importancia de la comunicación no verbal en la comunicación personal, atribuye un 38 % al lenguaje paraverbal (todo lo que hacemos con la voz), mientas que la palabra solo tiene el 7 % de incidencia en la capacidad que tenemos para influir en los demás, según recoge la experta en comunicación Teresa Baró en "La gran guía del lenguaje no verbal".

 

Pero aunque el lenguaje corporal y la voz inciden, de manera mucho más decisiva que la palabra, en la gran mayoría de nuestras relaciones, nuestra formación académica se articula alrededor del lenguaje verbal escrito. Nadie nos ha enseñado la gramática del lenguaje corporal o los recursos vocales que podemos utilizar. "Nos han mostrado solo una parte de la realidad", asegura Baró.

 

Cada vez hay más información sobre la comunicación no verbal, por ejemplo en ciertos programas de televisión y también interesa mucho a las empresas, que necesitan "vender, negociar, liderar" y para hacerlo con éxito este tipo de lenguaje desempeña un papel fundamental, explica Baró a Efe.

 

Y es que somos más sinceros a través del lenguaje corporal porque no lo controlamos tanto, de hecho, muchos de los gestos que hacemos son inconscientes. Aunque también se pueden aprender sus claves y practicarlas para ganar en seguridad y que nos sea más fácil leer las señales que nos envían los otros.

 

El presidente estadounidense, Barack Obama, es un buen ejemplo del poder del lenguaje de nuestro cuerpo pues "si no hubiera sido por su capacidad de comunicación" habría tenido más difícil llegar hasta la Casa Blanca, según Baró, quien señala que su dominio del lenguaje no verbal es adquirido y gracias a él inspira confianza.

 

Baró destaca además la importancia de la comunicación no verbal en el proceso de seducción, donde la producción e interpretación de señales no verbales son la clave del éxito, según escribe en su libro.

 

De todas las partes de nuestro cuerpo que "hablan" cuando queremos gustar a alguien, la más importante es la mirada. No hay seducción sin su intervención, pues es el primer paso para el acercamiento entre dos personas, según la experta.

 

Sigue en página 2…