Perdieron a un hijo y hoy consuelan a otros: "Hay que revolcarse en el dolor para poder salir"

"Tú nunca encuentras la respuesta de ‘por qué pasó’, pero al menos encuentras la respuesta al ‘para qué pasó’ y finalmente logras ser feliz nuevamente. La pena no te empaña la felicidad, porque puedes convivir con la pena y la felicidad”.

Imagen foto_0000000120120911184644.jpg
Imagen: Getty 

La muerte de Blanquita Vicuña nos dejó a todos pensando en cómo sus padres podrán superar el dolor y salir adelante sin tener a su lado a la pequeña, que sólo alcanzó a vivir seis años.

Y es que como todos dicen, la pérdida de un hijo es sin duda el sufrimiento más grande para un ser humano y muchos consideran además "anti natura", porque estamos preparados para perder a nuestros padres, pero no como padres, para perder a nuestros hijos.

Las familias que lo han vivido saben cómo nadie lo que puede estar pasando hoy la familia Vicuña- Ardohaín, pero también conocen a la perfección el camino para salir adelante.

Así nos contó Verónica Rebolledo, una de las monitoras de la Fundación Renacer, que fue creada por la periodista Susana Roccatagliata, tras perder a su hijo Francisco y donde hoy reciben a padres que están viviendo este proceso, para poder ayudarlos a vivir su duelo y continuar con su vida.

La particularidad, como nos cuenta Verónica, es que los monitores no son sicólogos, ni siquiatras, si no que son padres que pasaron por la experiencia de ver morir a un hijo y que hoy entregan sus consejos, apoyo y sus más profundos sentimientos, para aquellos que deben comenzar una vida sin el ser querido más importante.

"Es la experiencia más dura que te toca vivir, es inimaginable para alguien que no ha pasado por esto. Uno dice 'yo me muero si me pasa', pero luego entiendes que es lo peor que te puede ocurrir, pero no te mueres, porque puedes salir de esto. Es como entrar a un túnel sin salida, pero a medida que va pasando el tiempo, logras salir y renacer, que es el nombre de nuestra Fundación, porque de verdad uno renace, uno comienza vivir nuevamente, a congraciarse con la vida. Pero el dolor y la pena están siempre y sólo se logra vivir con ellos", explica la monitora de la Fundación Renacer, que hoy tiene sedes en varias comunas de Santiago.

Verónica dice, que si bien los sicólogos reconocen varias etapas en los duelos, la verdad es que para quien lo vive, éstas aparecen de manera desordenada y por su experiencia, y por lo que ha visto en otras parejas, tras la pérdida de un hijo se ingresa primero una etapa de shock.

"El duelo no es algo que pueda esquematizar, los tiempos son distintos en cada caso. Hoy escuchaba una sicóloga que decía que no es bueno que las personas decidan mantener la pieza del hijo intacta, o que guarden todas las cosas del hijo y no quieran ver nada. Pero hay personas que les hace fantástico una u otra medida. El duelo es algo tan personal, y yo creo que lo único que tienes que hacer es vivirlo como lo sientes y hacer lo que quieras hacer".

Verónica dice que muchas madres y padres tienden a vivir momentos en los que se pierde la cordura, por no poder soportar el dolor que significa este proceso se pérdida, pero cree, y así lo aconseja a quienes llegan a la Fundación y también por experiencia propia, que a veces conviene dejarse llevar por esta locura y sentirla sin culpas por un tiempo, para luego volver a la realidad. Los medicamentos, que ocultan este tipo de reacción, a la larga, podrían ser el peor camino.

"Mucha gente te da muchos consejos, como no llores o por qué no lo dejas descansar, cosa que nos molesta muchísimo. Tú sabes que el hijo está descansando, pero lloras porque hace bien llorar y desahogare. Hay que llevar el duelo como mejor sientas que te hace bien, incluso permitirse estar un poco loca, revolcarse en el dolor, gritar, llorar patalear. Hay que revolcarse en el dolor para poder salir, y a veces taparse de medicamentos no es lo ideal, porque en algún momento va a aflorar ese dolor y si lo tapas mucho tiempo, puede llegar como una depresión algo mayor. Pero llega un momento en el que te empiezas a conectar con el dolor y vas entendiendo las cosas".

¿Se puede volver a ser feliz?

La monitora de la Fundación Renacer, cuenta que los padres llegan hasta este lugar en distintas etapas del duelo y no hay un patrón de tiempo que los haga decidir acercarse para pedir ayuda. Algunos llegan a los pocos días, otros a los meses y otros a los años de haber sufrido una pérdida tan dolorosa, y verse que no la han superado aún.

"Muchos no saben de nuestro trabajo, pero cuando ocurren casos como el de Blanquita, se nos acercan bastante. Después de lo ocurrido con la pequeña hija de Benjamín Vicuña, se nos han acercado doce papás vía mail, pidiendo ayuda ([email protected]). Eso demuestra que, aunque muchos siempre dicen que es "anti natura" perder a un hijo, porque lo "natural" es perder primero a los padres, estos casos, lamentablemente son mucho más comunes de lo que se piensa. Es mucho más común de lo que la gente piensa, crees que es lo más raro que existe, pero no es tan así. Lo que pasa es que nunca se habla de este tipo de muertes, porque no se puede ni vislumbrar el hecho de que fallezca tu hijo antes que tú. Entonces cuando ocurre, te toma totalmente por sorpresa" .

Renacer cumple 19 años en octubre y han pasado cerca de 10 mil personas pidiendo apoyo tras la muerte de un hijo. Y la conclusión tras tanto dolor que se ha sentido entre sus paredes, es que sí se puede salir adelante.

"El darle sentido a la muerte del hijo es algo que te ayuda mucho. Yo veo esta misión como un regalo que me dejó mi hijo. Yo me dedicaba sólo a mi familia antes de que el muriera, pero hoy estoy acá ayudando a otros. Sólo el hecho de percibir que puedes darle a otro una palabra de aliento y decirle 'sí, se puede estar mejor y no te sientas condenada de por vida a estar en esta pena' y cuando ves que la persona va a poder lograrlo, es un regalo para uno. Tú nunca encuentras la respuesta de 'por qué pasó', pero al menos encuentras la respuesta al 'para qué pasó' y finalmente logras ser feliz nuevamente. La pena no te empaña la felicidad, porque puedes convivir con la pena y la felicidad".

Para quienes necesiten ayuda, pueden ingresar a la página www.renacer.cl o llamar al 02-984 98 07