Christina Rosenvinge: Y ese ídolo de años mozos

aquellos tiempos

supernova.jpg

http://chilean-music.blogspot.com

Con la venida de Miley Cyrus, y la reinvención de una de sus integrantes, Sabina Odone, me acordé de Supernova, con todos sus éxitos que escuché, grabé de la radio, memoricé, canté, bailé y lloriqueé. Hice, oh, Dios Mío, qué vergüenza: bailes en público, presentaciones de la semana del colegio y de scout vestida, oh Dios, con los colores de moda –el gris- como dice la canción, “En el 2000 las mujeres visten gris, los tirantes transparentes (…)” un one hit wonder de no sé quién. Con el corte de pelo recto, con el peto triangular de lentejuelas y el blullín pata de elefante demasiado a la cadera y la zapatilla inflada. Qué horror.

Y me acordé también de Glup, de Los Tetas, Tiro de Gracia, Chancho en Piedra, de la cantante Fer, y  de mis favoritos ever: Uno de ellos, Alejandro Sanz. Cero opción de comprar el cd. Nomás una amiga lo grabó en un cassette virgen. Y lo fui a ver al Nacional; a galería no más, ya bastante viejita. Mi hermano se apiadó de mí y me regaló para una Navidad los cds pirateados que le compró a un chiquillo de su oficina. Los perdí en la playa, se llenaron de arena e hicieron caput.

Igual hay que distinguir entre los grupos o artistas “para adolescentes” y aquellos que “nos gustaban cuando lo éramos”. Hay varios de los que nombré que son buenos, siguen vigentes completos o como solistas, o que simplemente no fueron, pero que estaban orientados a todo público.

Pero años antes –muchos años antes- a mediados de los noventa, quien me hacía cantar y bailar era Cristina y Los Subterráneos. Recibí un cassette para mi cumpleaños; que perdí en nada de tiempo –igual que los cds-

En esos años, no era tan fácil conocer las letras de las canciones, había que comprar un cancionero, copiar a mano la letra de alguien que te prestaba uno o de frentón, ir pausando y traspasando. Las discusiones sobre cómo era la letra de Mil pedazos… con mis vecinas, eran interminables.

Así que estoy pensando en ir a ver a Christina, que toca en el teatro la Cúpula el 5 de mayo y rememorar esos momentos en que las canciones te llegaban por sus letras; cuando el ritmo era lo de menos; cuando la vida era simplemente compleja, cuando tenías tiempo para obsesionarte con un cantante no necesariamente bueno.

Esos tiempos en que cuando tenías dudas, no te quedaba más que dudar. En esos tiempos de copiar en un cuaderno las letras de las canciones que te hacían llorar porque ningún “gallo” te sacaba a bailar.

¿Cuáles eran sus ídolos adolescentes musicales favoritos?