Deco

Decoración Ombré, el estilo que te permite jugar con el color

El estilo ombré permite  la manipulación del color para crear efectos interesantes.

Si eres una mujer que ama los colores, sus distintas tonalidades, eres divertida y te llama la atención la creatividad, te tenemos el tipo de decoración que es perfecta para ti: el estilo ombré.

En la actualidad, la decoración Ombré se caracteriza por ser un estilo único y  versátil que te permite jugar con el color.

Y es que el estilo ombré, dentro del diseño de interiores, permite  la manipulación del color para crear efectos interesantes, degradando el color en las superficies como paredes y textiles.

Particularidades de este estilo

En la decoración Ombré se busca que el color seleccionado para la pared, techo, mueble o tela vaya desde el tono más oscuro hasta uno más claro, incluso casi blanco.

Ahora, si pretendes renovar tus espacios, dentro del hogar, prueba el degradado Ombre y juega con el color en su máximo nivel de creatividad.

El color es una de las más potentes herramientas que tenemos para crear ambiente. Es capaz de cambiar la esencia de un espacio, según cómo se utilice.

Acá te presentamos otras particularidades únicas de este estilo:

– Una de las ventajas de este estilo es que cualquier tipo de pintura puede ser aplicada prácticamente sobre cualquier superficie. No necesitas ser una pintora experta para lograr este efecto de degradado en tu hogar.

– Con el estilo ombré es sencillo revivir cualquier espacio del hogar mientras creas un ambiente chic y decididamente contemporáneo aplicando una capa de pintura en degradé sobre tus objetos o paredes.

– Puedes renovar un viejo mueble con cajones pintándolos en distintos degrades de un color, incluso puedes aplicar esta técnica en otros objetos que suelen pasar desapercibidas como el radiador o las sillas de una sala de estar.

– Una de las ventajas del estilo ombré es que puedes manejar el color y sus distintas tonalidades a tu antojo. Esto permitirá un ambiente único, alegre, creativo, mientras trabajas distribuyendo la luz.

– Si no te atreves a pintar las paredes, puedes vestir tu casa con textiles decorados con efecto ombré. Le darás un toque muy original. Puedes cambiar los cojines, o elegir alfombras o cortinas decoradas al estilo ombré.

Ideas únicas

Recuerda que prácticamente cualquier objeto puede ser embellecido con colores degradados, desde lámparas, jarrones, macetas, cojines, lencería para las camas, paredes… la lista es infinita.

Si te gusto lo moderno y único, atrévete a jugar con la luz y el color, incorpora el ombré a tu decoración, de seguro que no te arrepentirás:

Si no deseas pintar, de todas formas puedes utilizar el degradado Ombré: una serie de cojines de colores sobre el sofá puede iluminar tu living sin mucho esfuerzo.

Pintar las paredes no tiene por qué convertirse en una manera aburrida de decorar la casa. Si empleas la técnica adecuada conseguirás resultados muy creativos.

Es lo que ocurre cuando recreas el efecto ombré o degradado de color: en instantes una habitación o espacio cambiará por completo.

El color que selecciones y sus tonalidades en efecto de degrade determinará la apariencia de la habitación.

Puedes optar por tonos neutros (beige o gris), pastel o intensos y brillantes. Todo depende del carácter que quieras imprimir al espacio con el estilo ombré.

Crear un degradado utilizando un único color es la manera más sencilla de plasmar esta técnica en la pared.

Elige tu favorito y mezcla añadiendo pintura blanca en diferentes cantidades para crear tres o cuatro tonos diferentes, desde el más claro que quedará en la parte más alta de la pared, hasta el más oscuro que irá cerca del suelo.

Aunque puedes utilizar un rodillo y una brocha grande para pintar una pared con efecto degradado, mejorarás el resultado si empleas una pistola o pulverizador de pintura.

Con esta herramienta resulta más fácil hacer transiciones suaves de unos tonos a otros, sin bordes ni líneas marcadas. Solo tienes que saber cómo manejar la pistola.

Una idea súper decorativa para hacer el degradado es utilizar dos colores que armonicen entre sí y que, además, creen cierto contraste para que la pared quede más llamativa y asombrosa.

La clave está en comenzar a pintar la zona inferior con uno de ellos y terminar en la parte superior con el otro, mezclándolos en el centro de la pared de forma gradual.

Es vital que no se marquen los límites de uno y otro color.

Este es un excelente consejo. Puedes elegir dos colores en su versión pastel y combínalos para conseguir un efecto ombré muy especial, perfecto para habitaciones infantiles y juveniles.

Una particularidad del efecto ombré o degradado de color es que puedes hacerlo en horizontal, en vertical o en diagonal, según tu propio gusto. Incluso puedes hacer el degradado con franjas en zigzag. Todo vale.

Gracias a la técnica ombré, los colores vivos y potentes no resultan asfixiantes, sino ricos, divertidos y muy personales.

Los degradados en la pared, además de cumplir una función decorativa, sirven para enfatizar determinadas características del espacio o para cambiar la percepción visual que tenemos del mismo.

Mas de este tema:

Cinco plantas que estimulan la mente y la creatividad

Claves para llevar con estilo el Art Decó en la decoración

Trucos sencillos para decorar el dormitorio usando poco dinero

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos