Deco

Cinco plantas con espinas que puedes tener en la casa

Las plantas con espinas en la naturaleza las usan para protegerse de los animales.

Las plantas son un elemento decorativo por excelencia para decorar en el interior de la casa. Existen muchas especies, pero en esta oportunidad nos concentraremos en algunas plantas que son del tipo resistentes y bastantes exóticas.

Se trata de las plantas con espinas, algunas en su tallo o en las propias hojas, que son de lo más llamativas y dentro del hogar aportarán un toque de naturalidad y buen gusto.

Ahora, algunas mujeres se preguntarán, ¿por qué las plantas tienen espinas?

La respuesta es fácil: las plantas con espinas en la naturaleza las usan para protegerse de los animales hambrientos a los que les gusta masticarlas.

Un mundo espinoso

Entre la larga y extensa lista de plantas que existen en el mundo encontramos algunas especies que tienen espinas, entre ellas las rosas o los cactus, que son quizás las más famosas y conocidas.

Pero, en esta oportunidad te mostraremos las mejores plantas con espinas para el hogar, aquellas que mejor pueden adaptarse a tu decoración.

Cactus

Es una de las plantas con espinas más conocidas, y tiene diversos tipos con diferentes características.

Algunos tienen flores, otros no, pero cada uno tiene algo que lo hace muy especial.

Según las teorías del Feng Shui, esta planta es dual: tiene el poder de absorber las malas energías y desprender energías positivas.

El cactus se debe ubicar en los exteriores de la casa o cerca de la puerta principal, preferiblemente en zonas libres de humo. Ahora bien, debes tener cuidado nunca se deben colocar en los siguientes lugares: dormitorio, baño, cocina y área de comedor, debido a su fuerte vibra.

Corona de espinas

Esta planta posee un tallo principal similar al del cactus, y está también lleno de espinas.

Su origen está en Madagascar y de ella salen flores llamativas que se adaptan tanto a interiores como a exteriores.

Sus flores son muy llamativas y se varía en diferentes colores como rojas, amarillas y blancas en las cuales trae su veneno y su periodo de floración cubre todo el año.

Asimismo, la “corona de espinas” se utiliza como planta ornamental de jardín por su vistoso porte y floración. Esta planta requiere pocos cuidados, pero necesita calor y buen drenaje.

Rosas

Esta es una de las plantas con espinas más famosas, la flor más utilizada y regalada en todo el mundo.

La más conocida es la rosa roja, pero las hay de más colores.

Las rosas tienen espinas en su tallo y la explicación es muy sencilla. Todos los seres vivos desarrollan mecanismos de defensa contra sus predadores y, como puedes imaginar, las rosas no iban a ser menos.

Acebo

El acebo es una planta o arbusto perennifolio que alcanza una altura moderada, pero que se puede plantar dentro de la casa en un maceta.

Sus hojas son verdes, ovaladas, coriáceas, y tienen los márgenes espinosos, especialmente de jóvenes.

A medida que la planta va envejeciendo, solo mantiene sus espinas en las ramas más bajas. Las flores miden unos 9 milímetros de diámetro, y son blancas o rosadas. El fruto es una drupa globosa de color rojo al madurar.

Asiento de la suegra

El Echinocactus grusonii, conocido por el peculiar nombre de “asiento de la suegra”, o cactus erizo, es un cactus globular endémico de México.

Todo su cuerpo está bien protegido por espinas de color amarillento, las cuales surgen de areolas y pueden medir hasta 3 centímetros si son radiales, o hasta 5-6 centímetros si son las centrales.

Con el paso de los años va adquiriendo una forma más o menos columnar, llegando a medir más de 1 metro de altura. Pero su crecimiento es muy lento, tanto que en un periodo de diez años lo más probable es que solo tengas que plantarlo en una maceta mayor unas dos veces antes de ponerlo en el suelo.

Mas de este tema:

Plantas con flores llamativas para llenar de color el hogar

Quieres lo natural, prueba con la decoración provenzal

Si deseas plantas hermosas prueba con un poco de música

Te recomendamos en video:

Tags

Lo Último


Te recomendamos