Qué se pone en una tradicional ofrenda de Día de Muertos y cuál es su significado

Aprende a armar tu altar.

Ya llega la celebración del Día de Muertos en México, una festividad tradicional en la que se honran y recuerdan con amor y alegría a todos los familiares y amigos fallecidos.

Uno de los elementos que no puede faltar en esta celebración es la ofrenda de Día de Muertos: “Ofrendar, en el Día de Muertos, es compartir con los difuntos el pan, la sal, las frutas, los manjares culinarios, el agua y, si son adultos, el vino. Ofrendar es estar cerca de nuestros muertos para dialogar con su recuerdo, con su vida. La ofrenda es el reencuentro con un ritual que convoca a la memoria”, explicó al respecto el portal de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

“La ofrenda del Día de Muertos es una mezcla cultural donde los europeos pusieron algunas flores, ceras, velas y veladoras; los indígenas le agregaron el sahumerio con su copal y la comida y la flor de cempasúchil (Zempoalxóchitl). La ofrenda, tal y como la conocemos hoy, es también un reflejo del sincretismo del viejo y el nuevo mundo. Se recibe a los muertos con elementos naturales, frugales e intangibles”, agregó el artículo.

Qué se pone en una tradicional ofrenda de Día de Muertos

El agua. “Se ofrece a las ánimas para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezcan su regreso. En algunas culturas simboliza la pureza del alma”, detalló la CDI en el artículo.

La sal. “El elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año”.

Velas y veladoras. “La flama que producen significa "la luz", la fe, la esperanza. Es guía, con su flama titilante para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada”.

Copal e incienso. “El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses ya que el incienso aún no se conocía, este llegó con los españoles. Es el elemento que sublima la oración o alabanza. Fragancia de reverencia. Se utiliza para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro”.

Las flores. “Son símbolo de la festividad por sus colores y estelas aromáticas. Adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima, la cual al marcharse se irá contenta, el alhelí y la nube no pueden faltar pues su color significa pureza y ternura, y acompañan a las ánimas de los niños”.

El pan. “La iglesia lo presenta como el "Cuerpo de Cristo". Elaborado de diferentes formas, el pan es uno de los elementos más preciados en el altar”.

Entre otros objetos que pueden sumarse al altar, está un retrato del difunto; en cuanto a comida, pueden ofrendar mole, licor, todo adornado con papel picado de colores, con telas de seda y satín.

Te recomendamos en video: