Comercial

Los 4 errores más comunes al elegir la talla de sostén

No existe un tipo único de sostén que le quede bien a todas las mujeres. Esta pieza de lencería es una de las más complejas de escoger, ya que implica conocer bien tus medidas, pero además saber cómo aplicarlas para dar con la talla correcta.

FREEPIK

Dependiendo del fabricante, a la hora de elegir el sostén que quieres debes averiguar bien si te queda, porque podrías tener una talla diferente, ya que no existe una tabla universal. Por eso, es posible que puedas llegar a equivocarte, lo que puede resultar muy incómodo. Por ello, conoce a continuación los errores más comunes al escoger un sostén.

¿Quieres saber qué debes tomar en cuenta al elegir la talla de sostén? Entonces conoce cuáles son los errores frecuentes que puedes cometer a la hora de escoger esta lencería y cómo solucionarlos:

1. Escoger siempre la misma talla

A medida que cambia tu cuerpo, tu talla también cambiará. Las medidas que tenías a los 20 años, probablemente no serán las mismas que a los 30, tampoco después de la maternidad. Por eso, cuando escojas un sostén debes comenzar por tener claras tus medidas actuales de contorno de torso y de pecho. Con ellas puedes revisar la tabla de tallas del modelo y la marca de lencería que más te guste.

2. Confundir la copa

Que tu contorno sea delgado no quiere decir que tu copa será pequeña ni viceversa. La copa es la letra marcada en las tallas y se obtiene midiendo el contorno del cuerpo a la altura de los pezones, menos el contorno del torso (justo debajo del pecho). Con esa cifra puedes revisar a qué letra correspondes. La A, por ejemplo, suele ir entre 12 y 14 centímetros, la B entre 14 y 16 y así sucesivamente.

Hoy en día, las marcas ofrecen cada vez más letras, así que tienes más posibilidades de encontrar la adecuada. La copa correcta no debería arrugarse y el busto debería quedar cómodamente sujeto y no escaparse por ningún sitio.

3. No tomar en cuenta los tirantes

Los tirantes deben quedar totalmente verticales, no hundirse en tu piel ni caerse por el hombro. Si cualquiera de estas cosas suceden es que no escogiste la talla correcta.

Si las tiras del sostén se caen y no consigues un buen ajuste, es que la talla es muy grande para ti. Un sostén que no te da la sujeción que necesitas puede provocar estrías en la piel del pecho, ya que la piel cede demasiado. Si, por el contrario, los tirantes te clavan los hombros causándote dolor, es que la talla es muy pequeña y esto puede causarte rojeces y rozaduras, además de dolores.

4. Forzar mucho el cierre

Aunque el sostén traiga varios broches para cerrarlo, si te queda muy ajustado en el último corchete es mejor que escojas otra talla. Lo ideal es que el sujetador quede tenso, pero sin apretar demasiado en el primer cierre. Si te aprieta mucho, corres el riesgo de que no todo quede bien sujeto, se te forme un “rollito” en la espalda o que el sostén se suba por la espalda.

¡Que empiece la búsqueda!

Ahora que ya conoces los errores más frecuentes, puedes evitarlos y encontrar un sostén que te garantice la comodidad y el soporte adecuados, independiente de la marca de tu lenceria.

Tags

Lo Último

Te recomendamos