Colombia

Juan Pablo Socarrás con Historias Hechas a Mano y Coca-Cola inauguran Colombiamoda 2022

A-Mar es una colección inspirada en el encuentro de culturas y geografías que se mezclan en el agua

Colombiamoda, en su edición 33, que se realiza desde este 26 de julio al 28 en Medellín, sigue con enfoques como el de la evolución de la moda consciente, desde el ámbito social, ambiental y cultural. Por este motivo, Inexmoda inauguró oficialmente la feria con la pasarela Historias Hechas a Mano, iniciativa liderada por Juan Pablo Socarrás de la Mano de Coca-Cola.

“Socarrás, Historias Hechas a Mano” será la muestra de un proyecto que responde a la apuesta de Inexmoda por la moda consciente desde todos sus frentes. En esta pasarela veremos el trabajo del diseñador por los proyectos sostenibles que conectan comunidades artesanales, indígenas, afrodescendientes y en contextos difíciles, esto nos permitirá disfrutar de piezas únicas que cuentan historias de nuestras tradiciones latinas”, afirmó Leonor Hoyos, directora de ferias de Inexmoda.

Cambiando la mirada sobre las compañías grandes y pequeñas

Durante Colombiamoda 2021, Juan Pablo Socarrás y Coca-Cola presentaron la potencia de Historias Hechas a Mano con impacto en Colombia, a través del trabajo realizado con mujeres de diferentes comunidades del país. En 2022 el proyecto regresó para dar inauguración oficial a la feria e iniciar la nueva fase que tendrá alcance latinoamericano en México y Guatemala. Socarrás, Historias Hechas A Mano busca presentar una visión de moda responsable en la que convergen las tres dimensiones de la sostenibilidad: económica, social y ambiental, y mediante la cual se potencia el aporte de la industria a los retos globales que enfrenta el planeta a través de procesos de supra-reciclaje a plásticos tipo PET donados por Coca-Cola.

“La colección de este año se llama A-Mar y está inspirada en una mujer dual, una mujer que tiene la capacidad de ser tranquila, pero muy fuerte. Una mujer que se enamora de un hombre Maya, que le enseña a bordar, le enseña a tejer, le enseña a urdir a través del amor; pero lo más importante que le enseña, es que estamos hechos de lo mismo: del agua”, dijo Juan Pablo Socarrás.

Este año, el proyecto se desarrollará a lo largo de nueve meses durante los cuales se realizará el acompañamiento, exploración e intercambio artesanal entre países, así como la apertura de espacios comerciales y de exposición, trabajando bajo los principios del upcycling y la “reutilización creativa” de los productos reciclables para convertirlos en artículo de valor.

En ese sentido, Socarrás, Historias Hechas A Mano tiene como propósito crear una red que permita fortalecer el tejido artesanal latinoamericano y, de esta manera, convertirse en una plataforma que conecte al consumidor global con productos sostenibles que expresen el ADN diverso de la región, junto con las historias y experiencias detrás de cada uno de estos.

Llegar a México y Guatemala es un sueño hecho realidad. Esto significa llegar a uno de los sectores artesanales más grandes de Latinoamérica. Trabajar con mujeres donde vamos a impactar, formar y capacitar y cocrear productos nos dará la posibilidad de caminar y transitar por la sostenibilidad en diferentes países. Sin duda alguna una experiencia de crecimiento personal y profesional para mi vida. Este trabajo hará del 2022 un año lleno de experiencias y nuevos aprendizajes”, afirmó el diseñador.

Con motivo del lanzamiento de este nuevo proyecto, PUBLIMETRO conversó con Juan Pablo Socarras sobre el avance que ha tenido su proyecto desde su presentación en la pasada edición de Colombiamoda, así como de lo próximo que vendrá después de este 27 de julio, cuando se dé el lanzamiento oficial.

¿Cómo les fue con la versión pasada de ‘Historias hechas a mano después de lo que se vio en Colombiamoda?

Sin duda alguna el proyecto creció mucho más. Demostró que el trabajo en equipo y la unión de varias cabezas realmente funciona. Después de la feria, y la vicepresidenta de Coca Cola me propuso hacer lo mismo en 7 países, y sentí que no tendría tiempo para respirar por toda la carga laboral que implicaba, y terminé trabajando en tres países: Colombia, Guatemala y México.

El proyecto cerró el año con cifras impresionantes, donde 122 mujeres en total fueron capacitadas, desde marzo hasta diciembre, y se generaron mejores ingresos con ventas directas y se les ayudó con la construcción de sus propias marcas y su modelo de negocio. Muchos me critican porque dicen que yo ‘enseño a cobrar’, pero en eso está la base del empleo responsable y se les pague por su obra de trabajo, justamente. También tenemos que para hacer más entendibles en los impactos solo podíamos seleccionar una comunidad, y eso hicimos en cada uno de los países.

Este año el proyecto crece de manera más organizada, al seleccionar una sola comunidad podemos medir el impacto económico y ver cómo podemos ayudarles a cumplir sus sueños. De hecho, la comunidad está muy emocionada por el todo el trabajo que se viene para este año. Es muy gratificante enseñarles a estas personas como se producen las colecciones, explicarles el concepto de las pasarelas primavera-verano y otoño-invierno, la transferencia de conocimiento es lo que busco con este proyecto.

¿Cómo llegaste hasta las comunidades y ese primer contacto?

La organización que trabaja conmigo en Colombia es la Corporación Mundial de la Mujer Colombia, en alianza con Victoria 147 en Guatemala. Esta es una organización para mujeres emprendedoras. Terminas apoyando toda la cadena económica porque todo está hecho a base de esos emprendimientos. Es un crecimiento circular.

En México estamos trabajando en Oaxaca, con mujeres bordadoras, en San Antonio del Castillo. Son la octava generación que trabaja en este oficio. En esta comunidad hasta en términos energéticos me evaluaron, con una técnica con péndulos de yerbas, para saber cómo estaba mi energía, para saber si podía no entrar a la comunidad.

También vamos a trabajar con el Museo del Traje de Guatemala, y estaré al lado de Violeta, quien es la indígena que más sabe sobre tejidos Maya en todo el mundo. Vamos creciendo con grandes aliados y paso a paso.

¿Cómo se harán los enlaces para medir la efectividad y los resultados, y quien se encarga en los demás países de hacerle seguimiento al proyecto?

Tengo un equipo en cada país: en Guatemala es por medio del Museo del Traje, en Colombia es la Corporación Mundial de la Mujer, y tengo varios equipos repartidos en varias áreas: comercial, diseño, comunicaciones, entre otras más. Frecuentemente estoy también en contacto con ellos, porque a pesar de estar trabajando en este proyecto, también tengo otros en Colombia, donde casi que termino siendo el director creativo de todo, pero tengo manos de todos lados que están apoyándome.

¿Cuál será el enfoque de diseño o de productos para las comunidades?

Está dividido en dos ramas: el fortalecimiento a su producto y sus diseños, y una colección co-creativa, que se le está buscando su espacio para ser presentada, ya sea un desfile o un showroom. Lo mismo en Guatemala; se busca dejar estas habilidades para que en los próximos años puedan trabajar no solo como mano de obra calificada para otros sino sus propios productos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos