Colombia

Ropa de Índigo, hija de Camilo y Evaluna cuesta más de la mitad de un salario mínimo en Colombia

La marca inspirada en la bebé cuesta un ojo de la cara para muchas personas en el país.

Camilo Echeverry

Hoy los bebés famosos se monetizan e Índigo Echeverry no es la excepción. Su abuela, Marlene Rodríguez, creó una marca inspirada en ella, pero que es inalcanzable para muchísimas personas.

De hecho, las prendas de la marca, llamada El Hilo Rojo, son hechas artesanalmente en España y son de materiales sostenibles, lo que en parte (solo en parte) justificaría su precio.

Estas se hacen con técnica de bordado japonés, en tintes naturales y con lino y algodón. Y hay que recordar que por la crisis de containers, los aranceles y costos de envío, las piezas pueden costar mucho más en packaging directo a Colombia.

La colección es genderless y sigue con la línea de la familia Montaner de adoptar prácticas que no afecten el planeta. De hecho, a la pareja la felicitaron por usar pañales de tela.

Pero, ¿cuánto cuesta la ropa?

Si bien hay marcas que a nivel masivo también son responsables en su producción, para muchas personas los precios de El Hilo Rojo son inalcanzables. Hay camisetas, faldones y pantalones. De hecho, las primeras, las camisas, oscilan entre los 115 y 132 dólares. Esto equivaldría, según nuestro precio del dólar, a unos 539 mil pesos.

Ahora, si tenemos en cuenta que el salario mínimo queda en un millón de pesos (y descontemos pensión, seguro, EPS, entre otros requerimientos de ley), queda costando la ropa más de la mitad de un salario mínimo en el pais.

Pero ni hablar de los faldones: llegan a costar hasta 158 dólares. Esto daría 715 mil pesos colombianos, es decir, casi todo el salario mínimo mensual. Los pantalones, por su parte, pueden llegar a costar hasta 535 mil pesos.

Estos precios, hay que decirlo, fluctúan con la devaluación de la moneda y el precio del dólar, pero realmente son bastante costosos para el padre de un bebé promedio en Colombia. Y eso que los precios no salen con el envío: para Colombia, este sale en un costo de 83 mil pesos.

Hay que recordar que ser sostenible en este país no significa necesariamente comprar prendas carísimas. Puede acceder a piezas con trazabilidad más clara, a marcas más pequeñas y emergentes y si usted compra para adulto, sea para usted mismo o para otros, puede acudir a la ropa vintage, al trueque o a páginas de reventa.

Tags

Lo Último


Te recomendamos