logo
/ Carmen NavaCarmen Nava, una voz de los inmigrantes
Colombia 06/08/2021

Carmen Nava, una voz de los inmigrantes

Motivada por sus sueños, en 2018 decidió llegar a Colombia para hacer sus sueños realidad.

Carmen Nava llegó a nuestro país hace tres años, procedente de Venezuela, era una diseñadora de 22 años, recién graduada y llena de ilusiones, pero con la incertidumbre de empezar de cero en un país distinto al suyo. Se radicó en Medellín, sin embargo la pandemia golpeó su vida pues se quedó sin empleo, lo que nunca se imaginó es que ese sería el comienzo de una carrera para alcanzar sus sueños.

La pandemia dejó a Carmen sin trabajo y con su liquidación compró unas telas, diseñó y cosió su primera colección a la que llamó ‘Eterna Primavera’. Gracias a esas prendas, en noviembre de 2020 se inscribió en la convocatoria de la Fundación Inexmoda del Programa de Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA, y fue seleccionada junto a 83 soñadores como ella (56 venezolanos y 28 colombianos) que deseaban capacitarse en diseño de moda, emprendimiento, confección y sastrería.

“Sentía que estaba renaciendo y las mujeres siempre han sido una inspiración para mí, entonces decidí sacar esa primera colección y así fue como todo se dio, ese mismo año mi exjefe jefe me dijo “oye mira salió un comunicado para venezolanos, para inmigrantes”, las condiciones simplemente eran ser venezolana y haber vivido seis meses en Medellín, yo cumplía con todo. Me postulo y me llamaron, aún lo recuerdo y me dan ganas de llorar porque la emoción fue tan grande, la persona que habló conmigo se rió de una forma nerviosa por mi emoción, porque literal se la transmití, se la pude transmitir por teléfono” le contó a Nueva Mujer.

En ese momento comenzó a ver materializado su sueño, “¿qué voy a hacer?” fue la primera pregunta que se hizo, “tengo apenas un mes para crear una colección, pero en este caso tuve que ser ágil y tomar decisiones rápido. Este proceso que he vivido es el que me ha dado esas respuestas, he venido trabajando con lo que se mueve, con el día a día, y la inspiración me llegó, no de repente, pero si porque estuve ayudando a una tía con su legalización y la plataforma, se llama ‘Visible’ y dije esto queda perfecto”.

Además agrega que ‘Visible’ lo es todo en este momento para ella, esto porque la migración va más allá de un cambio de residencia, de país o de continente, “con esta colección busco promover una reflexión sobre las distintas historias en la vida de un inmigrante, todos los que llevamos una lucha interna, que perdieron a sus familiares en el camino, que dejaron a sus familiares en el país natal, que lo dejaron todo, pero que aun así dan su 100% para que valga la pena el haberlo hecho”.

Tonos azules, rojo y celeste hicieron parte de las 20 salidas que estuvieron constituidas por 30 piezas, un trabajo a contrareloj en el que vestidos amplios, camiseros, camisas, camisetas y pantalones fueron hechos con textiles como el algodón y el rayón, que caen muy livianos y dan un aire de frescura. “Quería mostrar todo este tema del viento y de mujeres que van caminando, que vienen de atravesar por una situación muy complicada como es la inmigración, pero que aun así se levantan todos los días y tratan de verse lo mejor posible”.

Su alegría llegó el día de la pasarela, en donde en medio del júbilo y aplausos comprobó una vez más que los sueños sí son posibles y que Colombia le dio la oportunidad, “siempre estuve muy cerca de las pasarelas importantes en mi ciudad, Maracaibo, pero nunca logré concretarlas, siempre se me hizo muy complicado. Uno no cumple necesariamente los sueños en su tierra, en este momento Venezuela atraviesa por una crisis y por muchos problemas, yo no lo hubiera logrado allá, quizás en unos años anteriormente se pudo dar la oportunidad pero apenas estaba estudiando mi carrera universitaria, pero sé qué es muy complicado tener un reto así ahora mismo en mi país. Creo que ese fue otro de los motivos por los que decidí emigrar, sabía que iba a ser muy difícil, allí hay muchas personas que cumplen retos y sueños, pero es casi imposible”.

De este trabajo también nació ‘Valiente II: El camino del héroe’, una iniciativa en la que la Fundación Inexmoda quiso integrar a la población migrante y a colombianos víctimas del conflicto a este sector de la moda, todo con el apoyo de USAID y ACDI/VOCA. “Aparte dentro del proyecto está “decido ser” que es un tema psicosocial y todos somos escuchados, todos los participantes de mi grupo son escuchados y nuestras historias como inmigrantes, ha sido muy bonita toda la experiencia” agrega la diseñadora.

Sobre su trabajo con el Programa de Alianzas para la Reconciliación, Carmen opina que fue como estudiar una carrera de Diseño de Moda “nos capacitaron en todas las áreas y con los mejores profesionales. Pero también vimos talleres sicosociales donde fuimos escuchados; fue curativo, sanador… hablamos de naturaleza, de migración, de nuestros sentimientos, de cómo hemos sido tratados en el país, todo esto fue como un sueño hecho realidad”.