¿La habitación de tu hijo adolescente es un caos? Consigue que ayude en la casa con estos consejos

Muchas madres luchan a diario para que sus hijos adolescentes tengan un rol más activo en las labores de limpieza, siendo un tema que genera gran frustración.

Un escenario común en millones de hogares es la batalla entre padres e hijos para mantener el orden. Muchas madres luchan a diario para que sus hijos adolescentes tengan un rol más activo en las labores de limpieza, siendo un tema que genera gran frustración.

¿Qué debes hacer? Según el psicólogo clínico Adam Price debes entender, primero, que no estás sola. “Los niños hacen menos quehaceres que hace una generación. Un estudio encontró que aunque el 82% de los adultos estadounidenses dijeron que hacían las tareas domésticas cuando eran niños, solo el 28% espera lo mismo de sus hijos” describió en su columna El Adolescente Desmotivado.

El experto recomienda, entonces, cambiar de estrategia para lograr cambios en la conducta de su hijo. Se basa en un principio básico: Los adolescentes buscan estar conectados con la emoción porque sus cerebros se estimulan con dopamina, es decir, “es encanta correr riesgos, pero aborrecen sacar la basura”.

Según Price, “su trabajo no es conseguir que hagan sus tareas de forma independiente o incluso voluntariamente, sino más bien, enseñarles el valor de ayudar”. Debes ser más astuta: “En lugar de regañarlos por ser irresponsables o insistir en que necesita más ayuda, explique que hacer las tareas domésticas es una forma de que cada miembro apoye las necesidades de toda la familia”.

Te invita a seguir estos consejos, que podrían contribuir con tu anhelado deseo:

Establece las expectativas para una tarea haciendo una lista de cómo hacerlo.

Organiza un campamento de entrenamiento, es decir, practica con tus hijos una tarea una y otra vez hasta que la hagan bien. Puede plantearlo como pruebas.

Programa horarios de limpieza semanales. Trata de que se pueda realizar en unas pocas horas y no permitas que sus hijos o esposo hagan otra cosa hasta que hayan completado sus responsabilidades.

Crea una recompensa laboral. En un fin de semana asigna tareas especiales y al terminar celébralo con algo divertido, como salir a cenar o incluso tomar un helado.

No ofrezcas recompensas en dinero porque envía a los niños una idea claramente equivocada.

Establece consecuencias. No regañes ni amenaces, simplemente cumple con el castigo que acordaron si no cumple con su debes.

Usa el humor para aclarar las cosas. Trata de ser creativo para explicarle la importancia de mantener el orden. Para Price, “si bien es necesario enseñarles a ser responsables, (sus hijos) también necesitan reírse con usted, hablar con usted y, a veces, simplemente hacer el ridículo y desahogarse”.

Te recomendamos en video: