Mujer revela cómo perdió más de 30 kilos cocinando en casa

KenDrea Mayes

KenDrea Mayes, de 26 años, tuvo acceso a un programa de salud laboral que le dio una báscula digital gratuita. Se dio cuenta que había ganado 27 kilogramos desde la escuela secundaria.

La comida rápida, los platillos de comida barata, los bocadillos excesivos, los refrescos, todo la había atrapado sin que ella se diera cuenta. Con un historial familiar de diabetes, Mayes sabía que era hora de cambiar sus hábitos alimenticios, y en febrero de 2017, revisó su rutina de dieta y ejercicio.

Viviendo el estilo de vida bajo en carbohidratos

La joven apostó con otro compañero de trabajo, lo que sirvió para comenzar a hacer un cambio en su vida. Mayes comenzó a investigar las diferencias entre una dieta baja en calorías y baja en carbohidratos. Ella había visto varias historias de éxito de personas que probaron un enfoque bajo en carbohidratos y decidió probarlo.

Fue capaz de encontrar toda la información que necesitaba para comenzar en línea, guardar recetas bajas en carbohidratos y hacer un seguimiento de su peso en su teléfono. Casi al mismo tiempo, se mudó a su propio departamento, lo que hizo más fácil adquirir el hábito de cocinar en casa.

"Durante la universidad no tuve tiempo de cocinar, así que solo conseguí cosas en el camino", dijo Mayes. "Trasladándome a mi propio apartamento, era la primera vez que tenía que cocinar para mí y [me di cuenta] de que es más barato que salir todo el tiempo".

Su día a día

Desde que empezó a cocinar su vida cambio. Ya no necesitaba preocuparse por hacer dietas o por los kilitos de más. Desde que aprendió y cambió sus hábitos todo fue mejor..

Además de cocinar, el ejercicio fue una gran parte de su cambio de estilo de vida, dice Mayes, y su rutina en realidad parece bastante factible. Comenzó a caminar durante una hora durante su hora de almuerzo y usó el gimnasio de su apartamento para correr en la elíptica durante 30 minutos varias veces a la semana.

El proceso de su dieta

En las primeras semanas de cambiar su dieta, Mayes vio cómo se movía la balanza. Esa fue toda la motivación que necesitaba para seguir.

"Una vez que pierdes esas primeras cinco o 10 libras, nunca más quieres ver que la báscula vuelva a subir", dice ella. "No necesitas a otras personas, estás motivado".

Desde febrero de 2017, Mayes ha perdido 40 kilogramos y está a 5 kilos de su peso objetivo. Ella ya no es pre-diabética, y su colesterol ha bajado a un nivel saludable. También ha aumentado su juego de ejercicios: "¡No puedo creer que sea un corredor ahora!" ella bromea.

Claro, hay días en que Mayes echa de menos el pan, pero se ha acostumbrado a la vida baja en carbohidratos. "Es como las personas que son veganas o vegetarianas, así es como vives ahora", dice. "De hecho, es divertido probar nuevas recetas como fideos de calabacín en lugar de tener la misma hamburguesa y papas fritas viejas".

Y mientras recibe muchos comentarios sobre lo diferente que se ve, la confianza de Mayes sigue siendo la misma. Ella alienta a otros que están perdiendo peso a enfocarse en el aspecto mental tanto como en el físico, también.

"Sigues siendo la misma persona, por dentro y en tu mente. Siempre fui hermosa, y sigo siendo la misma, soy más saludable".

Te recomendamos en video: