Sigue estos consejos para que prepares tu propia huerta en primavera

Una especialista entrega estos tips para que puedas disfrutar frutas y verduras obtenidas desde el patio de tu casa.

¿Te imaginas poder obtener frutas y verduras desde tu propio patio? Si aún no lo has hecho, éste es el momento para que armes tu propio huerto en casa.

Flor Erices, quien es docente de la cátedra de Horticultura de la carrera de Agronomía de la Universidad del Pacífico nos deja estos consejos para nuestra huerta:

Antes de comenzar tu huerto, debes fijarte en la calidad del suelo que dispones. No es necesario comprar algún producto, sino que incluso puedes mejorar la tierra de tu jardín con residuos.

“En toda huerta uno de los factores más importantes es la calidad del suelo que usamos, por lo que para comenzar se debe adquirir una buena tierra de hoja. Pero sería interesante comenzar a preparar nuestro propio suelo, elaborando compostaje con los desechos de la casa, como las cáscaras de las verduras, restos de poda del jardín y de la corta del pasto”, apunta la especialista.

Luego, y si ya comprobaste el buen estado de tu suelo, debes prepararte para el trabajo más a fondo. ¡A ensuciarse las manos! Según Flor Erices, esto es lo que puedes sembrar en esta época: “Todas aquellas hortalizas que se consumen en verano. Las más comunes son el tomate, zapallo italiano, cebollas, y siempre es un buen complemento las lechugas. Y un poco más entrados en octubre se podría sembrar melones y sandías”.

Estos son otros de los consejos que nos deja la docente de la U del Pacífico. No olvides tener especial cuidado con las heladas y las plagas.

  • “En cuanto a las fechas, si elegimos hacerlo con semilla se comienza antes, aproximadamente un mes antes, y se recomienda utilizar las almacigueras o incluso vasitos plásticos, que se pueden tener protegidos dentro de casa para luego llevarlos a la huerta. Tanto el tomate como el zapallo italiano, en la zona central se plantan (desde plantín) hasta fines de octubre. Las lechugas, por otro lado, pueden ser establecidas en un rango mucho más amplio de tiempo; sólo hay que revisar bien que sean variedades de verano para evitar la ‘subida temprana’, o sea, que formen su estructura floral temprano. En cuanto a cebollas, sandías y melones, se puede durante todo octubre para trasplantar a terreno definitivo luego”.
  • “Cuando plantamos lechugas, es posible ir cosechando sus hojas, sin arrancar la planta y así alargar su vida útil. Si cosechamos hortalizas de fruta debemos esperar que alcancen su madurez en la planta para disfrutar de un intenso sabor y dulzor. El mismo concepto usamos en la cebolla, pero en este caso esperamos que forme la cabeza bajo tierra. En términos generales, para las hortalizas de frutas, desde trasplante a cosecha, se deben esperar unos 120 días”.
  •  “Lo más relevante de una huerta en primavera es cuidarse de las heladas tardías, ésas que nos acosan después del 18 de septiembre y que pueden aparecer incluso a principios de noviembre. Por eso, es muy importante ubicar cuidadosamente la huerta de forma que tenga protección natural, como un corredor o techo que de protección de los fríos y las posibles lluvias”.
  • “En cuanto a los problemas fitosanitarios, en primavera-verano son más importantes las plagas, donde destacan las polillas, pulgones y tripas. Se recomienda usar productos o técnicas naturales para su control, como establecer diferentes especies intercaladas para confundir a las plagas. Hoy en día encontramos con facilidad, incluso en el supermercado, productos para controlar estos problemas. En cuanto a las enfermedades, si tenemos cuidado con el riego difícilmente tendremos estos inconvenientes”.

Ahora que seguiste con atención estos consejos, ¿qué esperas para comenzar tu propia huerta en casa?