Barack Obama ¿El mandatario más hipócrita en torno al cambio climático?

Barack Obama ha entregado mensajes contradictorios sobre cómo enfrentar el cambio climático y los medios de comunicación han sido testigo de esto. El caso de Alaska y la decisión de autorizar a Shell a realizar perforaciones en el mar del Ártico, son un claro ejemplo de esto.

Las consecuencias del cambio climático han sido vistas por todos. El derretimiento de los polos, el aumento de la temperatura global y la disminución de especies producto de este fenómeno son sólo algunas de las consecuencias que hemos visto durante los últimos diez años.

Ante esta situación, el Presidente de los Estados Unidos- y el hombre más poderoso del mundo- Barack Obama, no ha quedado indiferente durante su mandato. De hecho, en variadas oportunidades ha dicho que el cambio climático es una responsabilidad y que debemos enfrentar para evitar que la situación se transforme en crítica.

21056187312e20f841b23k660x550.jpg

© Flickr / U.S. Air Force photo Justin Connaher

Incluso ha viajado a Alaska, un estado que ha presenciado in situ este escenario con el aumento del nivel del mar, disminución de los glaciares y deshielo del permafrost (capa de hielo permanente del suelo en regiones gélidas como Alaska). Debido a esto, algunas localidades como Hishmaref, Kivalina y Newtok ya están trabajando en planes para trasladar a su población debido a los efectos del cambio climático.

Lo que pasa en Alaska nos afecta a todos. Es una señal de alarma (…) Y mientras yo sea Presidente, Estados Unidos jugará un rol central para responder a la amenaza del cambio climático antes de que sea demasiado tarde. Si otro país intentara hacer desaparecer una ciudad estadounidense, haríamos todo lo que está a nuestro alcance para protegernos. El cambio climático supone la misma amenaza.

Pero el último viaje del mandatario se contrapone son una de sus más polémicas decisiones: autorizar a la petrolera Shell a realizar perforaciones en el mar del Ártico. Esto ha provocado la indignación de las organizaciones ambientalistas que  están en contra del proyecto, ya que que daña la zona del ártico, aumenta el derretimiento del hielo polar y, además, las detonaciones podrían provocar daños incalculables a la fauna marina.

A partir de esta incongruencia en el discurso y que el mandatario ya está preparando su retirada de la Casa Blanca, muchas organizaciones ambientalistas han apuntado a Barack Obama como uno de los mayores “hipócritas” en la historia estadounidense. Por lo menos, en temas que competen con el cuidado medioambiental.

El doble discurso 

763161974249245a09b0o660x550.jpg

© Flickr / Birgit Muller

Además de que muchos han cuestionado el gobierno y, además, el hecho de haber sido galardonado con el Nobel de la Paz durante su mandato, hay diversas organizaciones ambientales- como Greenpeace– que han demostrado su descontento con el actuar de Obama frente a Alaska.

Así también lo demuestran los medios de comunicación, en donde una columna del Huffington Post ha indicado cómo esta decisión de Obama dejó en evidencia la escasa preocupación del gobierno en torno al cambio climático.

Es así como la columna hace referencia a una intervención en televisión de Chris Jansing, correponsal de la NBC que se refirió a la administración de Obama y sus decisiones en torno a Alaska:

¿La Casa Blanca cree que esto es algo que la gente debe pasar por alto cuando se trata de la herencia que está dejando el Presidente sobre el cambio climático? ¿O están tratando de aparentar de que no es tan malo como parece?

Jansing respondió que la administración está tratando de que el cambio climático es mucho más grande que un problema, mientras que los líderes ambientales siguen de cerca las palabras del Presidente, quienes no están conformes con el gobierno:

Tengo que decir que algunos de los líderes ambientales que he hablado, han dicho que es un hipócrita por la decisión de seguir adelante con el contrato de Shell – que debo decir, para ser justos, se inició en el gobierno de Bush. Esto es lo que el Presidente intenta decir: Estamos tratando de ir a combustibles más sostenibles, pero no estamos allí todavía, así que, por el momento, la realidad es que debemos tener una economía impulsada por la energía.

Afortunadamente, la empresa Shell ha abandonado el proyecto varios planes de perforación de gas y petróleo, incluyendo los de Alaska tras los malos resultados de su actividad durante este verano, donde incluso ha reportado pérdidas.

30001660x550-1.jpg

(cc) Mandel Ngan / AFP / Getty Images

Sin embargo, cabe preguntarse ¿Cómo será recordada la administración de Obama en cuanto al cambio climático? ¿Son los medios de comunicación responsables de que algunos lo tilden de “hipócrita?