Consejo de Ministros aprueba cuatro nuevos planes de descontaminación atmosférica

Talca, Chillán, Osorno y Coyhaique serán las urbes beneficiadas con las nuevas medidas de descontaminación atmosférica.

Hace 20 años el smog era un problema único de Santiago de Chile, pero con los años el problema de la contaminación atmosférica se fue extendiendo a distintas ciudades del resto del país producto del crecimiento industrial, parque vehicular, además del uso masivo de calefacción a leña.

En mayo pasado las ciudades de Talca, Chillán, Los Ángeles y Temuco presentaron estado de emergencia ambiental debido a la alta concentración de material particulado en suspensión. Un mes antes, la ciudad patagónica de Coyhaique registró un inusual registro: Por un día fue la ciudad más contaminada del mundo al marcar un índice de 270 um/m3 (microgramo por metro cúbico) de material particulado, superando incluso a Changde, la urbe más contaminada de China.

Con estos antecedentes, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad anunció la implementación de cuatro nuevos planes en el marco de la Estrategia Nacional de Planes de Descontaminación Atmosférica establecidas por el Gobierno de Chile, con la creación de 14 nuevos planes antes del 2018. Esas medidas tienen que ver con el reacondicionamiento térmico de viviendas, programa de recambio de calefactores y aumento de la oferta de leña seca (para zonas de Osorno y Coyhaique).

Asimismo y dentro de las medidas paliativas contempladas en estos planes de descontaminación atmosférica elaborados por el Ministerio del Medio Ambiente, se destaca la puesta en marcha de la Gestión de Episodios Críticos (GEC), que establecerá medidas adicionales en casos donde los niveles de contaminación sobrepasen la norma de calidad del aire, tales como: Restricción de humos visible por más de 15 minutos, prohibición de uso de más de un artefacto por vivienda y paralización de artefactos a leña y, en el sector industrial, la paralización de fuentes fijas, entre otros.

A las medidas anteriores se sumarían el control de emisiones de calderas, restricción a las quemas agrícolas y forestales, recambio de buses de transporte público y programas de educación y sensibilización a la comunidad sobre los efectos de la contaminación atmosférica en la salud de la población.

Según explica el ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, “la implementación de estas medidas permitirá generar una reducción de 84% la concentración de MP10 en la zona de Osorno, 83% de concentración de MP 2,5 en Coyhaique, mientras que en Talca y Chillán – Chillán Viejo el nivel del material particulado MP 2,5 debiera disminuir en un 72% y 59%, respectivamente, en un plazo estimado de 10 años.

Adicionalmente, estas medidas permitirán reducir 1.418 casos de mortalidad prematura durante la implementación de los planes y reducirán cada año 6.000 visitas de urgencia a los servicios de salud por enfermedades respiratorias.