Nueva ley en Francia que prohíbe el desperdicio de comida

Los supermercados deberán donar la comida en buen estado que no se venda a organizaciones de caridad.

Los grandes superpermercados en Francia dejarán de desperdiciar alimentos quieran o no. La recién aprobada ley prohibe a las tiendas de alimentos tirar los aún comestibles, la comida deberá donarse a la caridad o a los agricultores para alimentar animales o para composta.

Cerca del 24% de las calorías para consumo humano se desperdician, la mayoría de ellos se desecha en la parte del consumo final. El francés promedio lleva a la basura de 20 a 30 kg de comida al año, de éstos, 7 kg aún están empacados.

La nueva ley no permitirá destruir deliberadamente los alimentos para evitar que alguien más los consuma. Algunas prácticas de las tiendas consisten en bloquear contenedores o verter lejía en ellos para evitar que la gente coma alimentos que aún están en buen estado.

Todas las tiendas de más de 4.305 pies cuadrados deberán hacer alianzas con organismos sociales antes de julio de 2016 para donar sus desperdicio, de lo contrario enfrentarían multas de hasta 75.000 euros.

Aunque el proyecto suena increíble, algunas personas se muestran en contra de este proyecto por tratar un problema de mayor profundidad con una solución que parece mágica. Les Gars’pilleurs, un grupo de recolectores de comida manifiestan que el verdadero problema se encuentra en nuestro sistema alimenticio y no en el desperdicio de comida.

Los supermercados desechan del 5 al 11 por ciento del total de alimentos, cerca de 7.1 millones de toneladas, sin embargo los restaurantes desechan casi el 15% y ni hablar de los consumidores, cuyo desperdicio asciende al 67% de lo que compran.

Es cierto que el sistema tiene un problema, pero al menos esta ley traerá un beneficio tangible hacia la dirección correcta. Con el tiempo, la idea sería lograr que la gente piense en la importancia de evitar el desperdicio y la oportunidad que tenemos de llevar comida a donde más se necesita.