La luz en las zonas costeras amenaza a algunas especies marinas

Muchos invertebrados marinos, incluidos los corales, se guían por la luz para encontrar hábitats ideales, reproducirse y reclutar ejemplares para formar colonias.

Los sistemas de coral son delicadísimos ecosistemas que en los últimos años se han visto amenazados por múltiples actividades humanas. Una investigación muestra nuevamente cómo la luz artificial en zonas costeras afecta los corales y otras especies marinas.

Fenómenos como la acidificación del océano, el blanqueamiento de los corales y la pesca de arrastre, se encuentran entre la lista de amenazas. La luz artificial viene a formar parte ya que los corales y otros invertebrados marinos como las ascidias y gusanos de quilla, se guían por la luz para encontrar su hábitat ideal.

Para llegar a este hallazgo, los investigadores de las universidades de Exeter y Bangor, sumergieron 36 tablones de madera en el estrecho de Menai e iluminaron con luces LED su área de estudio durante 12 semanas para ver cómo reaccionaban los organismos en relación a los no iluminados.

Descubrieron que la luz altera la organización de las comunidades de organismos sésiles, es decir, aquellos que se adhieren a superficies, ya que interfiere con patrones de reproducción y reclutamiento de especies que formarán la colonia.

Por otro lado las ascidias, como los que comúnmente vemos adheridos a los barcos y cualquier otra superficie en el mar, son atraídos por la luz así de que posible que en las zonas costeras más contaminadas por la luz se construyan grandes comunidades de estos animalitos.

De acuerdo con la investigación, el 22% de las costas del mundo presentan contaminación lumínica y los más vulnerables son los océanos tropicales ya que la luz viaja a mayor distancia entre el agua clara.

Los siguientes pasos serían evaluar cuál es la cantidad de luz que una línea costera puede admitir antes de comenzar a afectar los ecosistemas que viven cerca de ella.

Las costas de nuestro planeta son hermosas y la luz les da un toque mágico, sin embargo debemos entender que la tierra es nuestro hogar y el mar, el de muchas especies más. Hay que procurar la salud de los mares y sus habitantes.