Noruega crea unidad de policía para proteger los derechos animales

La iniciativa se creó bajo el argumento de que quien lastima a un animal es capaz de hacerle daño a un humano. La unidad de policía en defensa de los derechos animales estará a prueba durante 3 años.

Mientras nos llamemos humanos, tenemos que respetar que los animales merecen tanto respeto como nosotros y que su derecho a vivir es igual que el nuestro. Noruega entiende esto a la perfección y ha creado una unidad de policía encargada de proteger los derechos de los animales.

En este país el maltrato animal se castiga hasta con 3 años de cárcel. La unidad estará conformada por 3 personas: un experto legal, un coordinador y un investigador. Es interesante saber por qué Noruega le presta tanta atención al respeto de los derechos animales; diferentes estudios han demostrado que aquellos que son capaces de lastimar a un animal, también pueden lastimar a la gente.

Bajo este argumento, la policía noruega en defensa de los derechos animales está protegiendo también a los mismo ciudadanos. Para ellos también es importante cuidar a sus animales ya que por más fuerza que tengan, la mayoría de ellos se encuentran indefensos ante un humano agresivo.

La unidad de policía estará a prueba 3 años para ver qué tal funciona. Sólo en 2014 se reportaron 38 casos de maltrato animal a la policía de Noruega, según fuentes de radio y televisión públicas. Tener una unidad que se dedique a la investigación y seguimiento de la crueldad animal quizás ayude a promover la denuncia y prevenir el maltrato.

En Países Bajos y Suecia ya se han formado unidades policiales similares a la noruega y las organizaciones de derechos animales se muestran a favor. Esperemos que más países tomen esta iniciativa que me parece muy acertada, sobre todo en el aspecto de vigilar gente violenta que también podría lastimar a otras personas.

Los niños, mujeres y hombres en el mundo debemos protegernos unos a otro en tantos aspectos, pero también tenemos la obligación de proteger a todo ser vivo que se encuentre en una situación vulnerable, en especial a los animales que hemos traído a vivir con nosotros.