Madagascar crea su primer santuario de tiburones y el segundo del mundo

El principal objetivo es resguardar a los tiburones de la pesca no reglamentada y la sobreexplotación.

El pasado 2 de febrero, el gobierno de Madagascar anunció la puesta en marcha de su primer santuario de tiburones en Antongil Bay para proteger a las especies, el primero del país y el segundo en el mundo después del de Macronesia.

Antongli Bay es una localidad de la isla de Madagascar que cuenta con una extensión de 1.446 kilómetros cuadrados de agua será el lugar del primer santuario de tiburones malgache. La ley que crea este santuario contempla salvaguardar los recursos marinos del país y de sus comunidades que dependen de ellos, por lo que restringe el ingreso de barcos de pesca internacionales a Antongil Bay.

El ministro de Recursos Marinos y Pesqueros del país señaló en una conferencia en Antananarivo, la capital malgache “Apoyados por Wildlife Conservation Society, optamos por un enfoque participativo y colaborativo para desarrollar esta nueva ley, por lo que optamos por la búsqueda de un equilibrio entre las actividades pesqueras e integridad ecológica garantizando así la explotación racional y sostenible del recurso pesquero“.

El nuevo santuario de tiburones resguardará a 19 especies de tiburones, un tercio de las cuales han sido peligrosamente amenazadas por la pesca no reglamentada, como el tiburón cebra y martillo. La nueva ley de protección facultará a las comunidades locales a gestionar las áreas marinas pesqueras, lo que significa que por primera vez en Madagascar los recursos marinos que antes eran de libre acceso y conducían a la sobreexplotación de la fauna marina ahora serán de acceso exclusivo para los pescadores locales, quienes podrán optar a todos los beneficios de manejar sus propios recursos marinos, disminuyendo así la explotación a las especies marinas.

La ley además busca establecer acuerdos entre los pescadores artesanales e industriales, la sociedad civil y el gobierno de la isla para poder trabajar juntos en el manejo sostenible de la pesca en Antongil Bay. Esto facilitará un co-manejo entre las comunidades, los pescadores y el gobierno de los recursos pesqueros, ya que la pesca local del país proporciona medios de vida y alimentación a varias de las comunidades costeras más pobres del mundo.

Esta nueva ley para reducir la degradación de los arrecifes de coral, resguardar las especies de tiburones en peligro de extinción y aumentar la seguridad alimentaria de muchas comunidades será de gran beneficio para más de 100.000 habitantes de los alrededores de Antongil Bay“, sentenció Ambroise Breiner, director técnico del programa de Madagascar de WCS.

Video del santuario de Micronesia.