Smog Journeys: la vida de los chinos entre la contaminación

Un mensaje de Greenpeace East Asia y Zhangke Jia para toda China: el “aire limpio no llega a las personas que esperan”.

En Pekín la contaminación no frena nada, ni siquiera un maratón internacional. Nosotros que vemos la situación desde fuera nos sorprende la cantidad de contaminación en el aire y, mucho más, que la población siga sus actividades cotidianas como si nada pasara.

Esta situación sigue sorprendiendo a Zhangke Jia, director nominado a la Palme d’Or en 2013, ganador en festivales como Venecia (2006) y la Berlinale (1998). Inspirado por el día a día que se vive en las ciudades más contaminadas de China, realizó el cortometraje Smog Journeys como encargo especial de Greenpeace East Asia.

En este filme seguimos a dos familias de diferentes orígenes en días donde la contaminación llegan a niveles peligrosos. Vemos a una familia minera de Heibe y a una familia de clase media en Pekín. Aún a kilómetros de distancia, en diferentes contextos, en ambos lugares existe aire gris, denso, que deja huella y se acumula en los pulmones.

Quería hacer un filme que iluminara a las personas, que no los asustara. El problema del esmog es algo que todos los ciudadanos del país deben enfrentar, entender y resolver en los próximos años, dice Jia.

Como dice la frase final, El aire limpio no llega a las personas que esperan”. Actualmente China ha tomado el compromiso, con Estados Unidos, de hacerle frente al cambio climático. Hablamos del país que genera más contaminación en todo el mundo, donde reparten aire en latas, enfocan su turismo a los lugares de mejor calidad de aire y subastan frascos de aire puro de las montañas francesas.

Es impresionante ver al niño dibujando en el polvo un paisaje hermoso, con un sol feliz y brillante, algo que quizá no ha visto en su vida. Si el gobierno y sus ciudadanos no se comprometen a hacer un cambio radical, la ola de muerte provocada por las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras continuará sin fin.