2015 fue declarado como el Año Internacional de los Suelos

Al ritmo actual, en 2050 la superficie mundial de tierra cultivable y productiva por persona equivaldrá solo a una cuarta parte del nivel que había en 1960.

¿Qué tienen en común los alimentos, combustibles, fibras, productos médicos, el ciclo del carbono y la resiliencia ante inundaciones y sequías? Todos ellos dependen de los suelos para existir, y nosotros dependemos de ellos. Sin embargo, según datos de la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un tercio de los recursos mundiales de suelo se está degradando hoy en día, amenazando la probabilidad de que generaciones futuras puedan satisfacer sus necesidades. La expansión urbana, la deforestación, el insostenible uso de la tierra y las prácticas de gestión, la contaminación, el sobrepastoreo y el cambio climático, son las principales razones de esta crisis.

Es por esto que en el marco del Día Internacional de los Suelos, celebrado el 5 de diciembre pasado, la 68ª Asamblea General de Naciones Unidas declaró al 2015 como el Año Internacional de los Suelos (AIS), con el objetivo de subrayar en la conciencia mundial la relevante función que los suelos cumplen para nuestra salud alimentaria y las funciones básicas de los ecosistemas.

En aquella ocasión, el director general de la FAO, Graziano da Silva, comentó: “Hoy en día, más de 805 millones de personas padecen hambre y malnutrición. El crecimiento demográfico requerirá aumentar la producción alimentaria en aproximadamente un 60%. Dado que una gran parte de nuestros alimentos depende de los suelos, es fácil comprender lo esencial que resulta mantenerlos sanos y productivos“, y agregó: Un centímetro de suelo puede tardar hasta mil años en formarse“.

La urgencia de una Alianza Mundial por el Suelo

A pesar de las numerosas acciones regionales e internacionales que se realizan año a año para proteger los suelos, la FAO ve con extrema preocupación la falta de un organismo de gobernanza a nivel mundial que abogue por la coordinación de las iniciativas para asegurar que el conocimiento y reconocimiento de los suelos estén adecuadamente representados en los diálogos sobre cambio global y los procesos de toma de decisiones. Para la organización, una alianza fuerte como ésta favorecería el mantenimiento de suelos saludables y fértiles para la alimentación de una creciente población mundial.

Otra de las iniciativas impulsadas por la FAO se encuentran la elaboración del Mapa Mundial de los Suelos, que realizó en conjunto con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Ideas para salvar los suelos

Aportando al llamado de difundir la relevancia de los suelos, la ONG Azulambientalistas ha compartido en su portal un listado de ideas sugeridas por expertos para evitar la degradación de los suelos. Las medidas propuestas son:

– Potenciar los sistemas agrícolas respetuosos con el medio ambiente, ya que reducen el uso de pesticidas industriales y utilizan el agua de forma sostenible.

– Implementar normas específicas para conservar los suelos  que vayan más allá de los resultados.

– Aumentar los estudios que evalúen la situación de los suelos y planeen soluciones a medida.

– Poner en marcha planes de recuperación, asesorados por expertos en la materia, para evitar que las medidas aprobadas tengan un efecto contrario.

– Aumentar la formación e investigación en Edafología, así como la información y divulgación sobre los suelos y su importancia.

– Asumir por parte de los ciudadanos prácticas de consumo respetuosas con el ambiente y el suelo en particular.

Revisa más noticias relacionadas con el AIS en este enlace.

faoinfographiciys2015es.jpg

Infografía Oficial Año Internacional de los Suelos (CC) FAO.