Sembrar hortalizas para evitar la deserción escolar

El programa para cultivar hortalizas subió la tasa de asistencia escolar de 40% a 90% en los chicos que participaron en él.

Hace más de una década comenzó el proyecto Green Bronx Machine (Máquina Verde del Bronx) para reducir el índice de deserción escolar en este complicado barrio de Nueva York. Especialmente niños problemáticos de primaria y secundaria aumentaron su tasa de asistencia de un 40% a 90%. Todos los alumnos involucrados en este proyecto terminaron sus estudios de educación media superior.

La Máquina Verde del Bronx consiste en un programa de siembra y cosecha de hortalizas en torres verticales para interiores. Una vez que están listas, se cocinan y se comen en clase, los chicos pueden llevarlas a su casa o venderlas. Además de involucrar a los jóvenes en un estilo de vida más saludable, ayuda a mantenerlos alejados de los problemas. Si antes se dedicaban a vender drogas, ahora venden lechugas o pepinos.

En asociación con el Instituto Thomas Jefferson de la Ciudad de México, la Maquina Verde del Bronx empezará a cambiar vidas en México. Su principal objetivo será comunicar la idea de una vida saludable y la importancia de crear escuelas sostenibles en el país. La obesidad es un problema que afecta de igual manera a los jóvenes de Estados Unidos como a los mexicanos, de esta manera es más fácil criar a niños saludables que corregir a hombres ya enfermos.

Stephen Ritz, el creador de este programa cree que en México hay grandes oportunidades para continuar con su “revolución verde”. El programa ya se ha llevado a otros lugares de Estados Unidos como Boston, Florida, Dakota del Norte y Washington.

Al mantener ocupados a los chicos con una actividad que los ayuda a entender la importancia de ser saludables, se les inspira a tener una mejor calidad de vida. Los mantiene en clases y alejados de problemas. Aquellos con problemas de recursos económicos incluso pueden encontrar una fuente de alimento que pueden aportar a sus hogares.

La educación es la clave para aspirar un mundo mejor y sostenible, me parece una excelente idea que esto empiece en las escuelas. Los más de 13 mil 620 kilos de verduras que se han cultivado con este proyecto es una razón de suficiente peso para adoptar este sistema en más instituciones educativas.